El príncipe Harry, locutor real por un día

El nieto de la reina Isabel entrevistó a su padre y a Barack Obama –por primera vez desde que dejara la Casa Blanca– para el programa «Today» de la BBC.

El nieto de la reina Isabel entrevistó a su padre y a Barack Obama –por primera vez desde que dejara la Casa Blanca– para el programa «Today» de la BBC.

Este ha sido el año más mediático de Harry de Inglaterra, que ha hablado públicamente sobre cómo le afectó la muerte de su madre, además de haber acaparado titulares y portadas tras anunciar su compromiso con Meghan Markle. Ahora, el príncipe despide 2017 con dos entrevistas en las que él toma el micrófono para conversar con Barack Obama y su padre, Carlos de Gales. Se trata de la primera entrevista que el ex presidente de Estados Unidos otorga desde que dejó la casa blanca en enero, por lo que ha despertado gran interés desde que fue grabada en septiembre durante los Juegos Invictus que disfrutaron juntos en Toronto. Finalmente salió al aire ayer en el programa «Today» de Radio 4, de la BBC. Además de los segmentos pregrabados, Harry estuvo presente mientras el programa se transmitía en vivo y habló de lo emocionante que fue conversar con Obama, con quien tiene una buena relación.

Si la entrevista con su padre se centró en la visión de futuro del príncipe Carlos y en la importancia del cambio climático, un interés que comparte con su hijo, la de Obama ahondó en el posible peligro de las redes sociales, además de en su nueva vida tras dejar la presidencia. «Esta generación es la más sofisticada, la más tolerante en muchos sentidos, la que más sabe de tecnología y la más emprendedora, pero no tienen demasiada fe en las instituciones», afirmó el político, y añadió: «Todos los que tenemos posiciones de liderazgo debemos crear un espacio común en internet». Un mensaje que muchos han tomado como dirigido a Donald Trump, cuyo uso de las redes es, cuanto menos, polémico.

Aseguró, además, que dejó la presidencia sintiéndose sereno y que tener el control de su calendario cada día resulta «enormemente liberador». No olvidó mencionar a su esposa, Michelle: «Nuestro matrimonio es sólido, seguimos siendo mejores amigos y nuestra hijas se están convirtiendo en mujeres increíbles». En una ronda de preguntas relámpago más relajada, Harry se atrevió a indagar en los gustos musicales y de televisión del ex presidente.

Durante el programa de ayer el príncipe también contestó a algunas preguntas, entre ellas sobre la primera Navidad de su futura esposa, Meghan Markle, junto a la familia real. «Ella lo disfrutó mucho, y a ellos les encantó tenerla como invitada», aseguró. Sobre si Obama estará invitado o no a su boda –algo que ya ha despertado cierta polémica– Harry dijo que no lo sabía aún pero que prefería «no arruinar la sorpresa».