La madre de David Delfín: «Mi hijo está muy mal»

Al diseñador malagueño le han sido diagnosticados tres tumores cerebrales desde enero de 2016, y ahora su madre asegura que ha sufrido una nueva recaída

David Delfín en los Premios Marie Claire en noviembre de 2015
David Delfín en los Premios Marie Claire en noviembre de 2015

Al diseñador malagueño le han sido diagnosticados tres tumores cerebrales desde enero de 2016, y ahora su madre asegura que ha sufrido una nueva recaída

María González, madre del diseñador David Delfín, se ha encargado de transmitir personalmente las últimas novedades sobre el estado de salud de su famoso hijo, que apenas se ha dejado ver en público desde que dio a conocer su enfermedad hace casi un año en una entrevista a la edición española de Vogue.

"Mi hijo está muy mal. Se le ha paralizado ya media parte de su cuerpo. Hay que darle de comer, porque la mano no le responde y estamos todos muy afectados", ha afirmado María a Vanitatis sobre la enfermedad del artista. "Él no quiere que le vea así. No le gusta que esté allí y sufre por mí", explica acerca de la última visita que le hizo a su hijo en Madrid.

La madre de David Delfín también ha aprovechado su primera intervención pública para revelar las circunstancias en las que el diseñador descubrió que tendría que batallar contra el cáncer.

"Hace dos años, en Nochevieja, que vino a pasarla con nosotros, empezaron todas sus dolencias. Él siempre ha sido un chico muy sano. Estando aquí en casa, fue a ducharse y empezó con unos dolores muy fuertes en la pierna derecha. Él no sabía lo que era y nada más llegar a Madrid fue al médico y le informaron que padecía tres tumores en el cerebro", relata en la misma conversación.

Pese a la gravedad de su estado, María se consuela con el apoyo que recibe en casa, al verse arropado por sus amigos y en especial por su novio, el fotógrafo Pablo Sáez.

"David tiene tan buenos amigos que todos le están cuidando y nadie le ha dado la espalda en ningún momento. Mi hijo es muy querido", se ha sincerado.

El icónico creador español se ha ido apartando poco a poco de la vida pública desde que le fue diagnosticada la enfermedad -lo que implicó también una pronta retirada profesional- para centrarse exclusivamente en sus cuidados, pero el duro golpe que supuso la reciente muerte de su amiga Bimba Bosé -también a causa del cáncer- le llevó el pasado enero a empapelar Madrid en la Semana de la Moda con la imagen de su musa, una original iniciativa con la que promocionar la campaña solidaria impulsada por Gorka Postigo, exnovio de David y excuñado de Bimba, para recaudar fondos destinados a la Asociación Española contra el Cáncer.