La primera novia de Cruise: era «controlador e insaciable»

El actor junto a un grupo de amigos
El actor junto a un grupo de amigos

Diane Cox ha abierto su álbum de juventud dando a conocer imágenes inéditas de Tom Cruise, con el que mantuvo una relación de dos años.

Diane Cox ha abierto su álbum de juventud dando a conocer imágenes inéditas de Tom Cruise, con el que mantuvo una relación de dos años, antes de ser la estrella del cine que es en la actualidad. Cox ha revelado un lado nunca antes visto del actor al que recuerda como un «amante vulnerable e inmensamente ambicioso que desde joven soñaba con Hollywood». En las fotos se muestra a Cox abrazando al joven Thomas Cruise Mapother IV –su nombre real– junto a un grupo de amigos. La relación comenzó cuando tenían dieciocho años, durante un baile de graduación, y no tuvo un final feliz, ya que ella le engañó con otro. Cox le define como un hombre «celoso» y de naturaleza «controladora e insaciable en la cama. Hacíamos el amor todo el tiempo. Siempre estaba excitado, como Austin Powers», bromea. «Si mi padre se encontraba fuera de casa, solíamos hacerlo en el coche. Una vez lo hicimos en el garaje de su casa», confiesa. Felizmente casada y con tres hijos, Cox recuerda con humor sus relaciones íntimas con el actor: «Me dijo que una ex novia le había dejado cicatrices de arañazos en la espalda. Conmigo no tuvo ese problema: me como las uñas»

La primera novia de Cruise admite que «era muy maduro. Veía las cosas de una manera mucho más adulta que el resto de nosotros. Creo que creció muy rápido, marcado por una infancia difícil, con una madre, Mary Lee, maltratada por su padre, y constantemente cambiando de vecindario y de colegio». «Con sus hermanas Marion, Catherine y Leann tenía una relación muy cercana. Un día me contó que fue él quien las enseñó a besar».

¿Qué es lo que le enamoró de aquel joven? «No fueron sus ojos azul eléctrico; no era un chico alto, pero tenía un gran trasero y era encantador. La gente se sentía atraída inmediatamente por él».

Vulnerable

La última vez que se vieron fue en el estreno de «Risky business» (1983). Cruise visitó su barrio natal, Glen Ridge, en Nueva Jersey. Se presentó en una fiesta, oculto tras una boina y con una actitud diferente. «Tengo a Hollywood cogido por los huevos», me dijo. «Cuanto más recuerdo aquellos años, más consciente soy de su vulnerabilidad y de su necesidad de aprobación. Necesitaba reafirmarse y que le dijeran que era un actor brillante». A pesar de sus muchos detractores por pertenecer a la Cienciología, el éxito de Cruise es innegable, con una fortuna valorada en más de 500 millones de dólares. Pero Cox no siente haberse perdido ese estilo de vida, al contrario, «he esquivado una bala. Es liberador para mí haber salido con alguien en esa etapa y no ahora. Me alegro de su éxito, aunque me sorprende su estilo de vida. Se ha convertido en una caricatura de sí mismo. En un charlatán. Pero, claro, ¿quién no desearía su dinero y su poder?». Una vida repleta de éxitos profesionales pero también de fracasos sentimentales, como prueban sus tres divorcios: de Mimi Rogers, Nicole Kidman –con la que tiene dos hijos adoptados, Connor e Isabella– y, recientemente, Katie Holmes, madre de su hija Suri.