La venganza de Ashley Judd

La actriz ha demandado al productor alegando que perdió oportunidades laborales después de rechazar sus propuestas sexuales en un hotel de Beverly Hills.

Ashley Judd / Gtres
Ashley Judd / Gtres

La actriz ha demandado al productor alegando que perdió oportunidades laborales después de rechazar sus propuestas sexuales en un hotel de Beverly Hills.

La famosa intérprete de películas como «Kiss The Girl» o «A Time To Kill» se dio a conocer internacionalmente en los años noventa. Su carrera fue meteórica y era una de las actrices más prolíficas y solicitadas de Hollywood. Pero acaba de confesar que ese ascenso se vio seriamente afectado por un individuo que hasta hace menos de un año era uno de los más poderosos de Hollywood. Ashley Judd fue de las primeras mujeres que salieron a la palestra el año pasado para acusar a Harvey Weinstein de abusos sexuales. El pasado sábado, Judd habló delante del público que asistía a un evento del Festival de Cine de Tribeca. Allí hizo referencia a las diferentes formas de seguir con una carrera artística después de pasar por una experiencia como la suya, y hasta llegó a confesar que tomaría acciones legales.

Días después ha cumplido con esa promesa y ha pasado a la acción, acusando al productor de abuso sexual, difamación y de violar la ley de California de competencia desleal. Más específicamente, Judd señala a Weinstein por impedir que la eligieran para el reparto de «El Señor de los Anillos» tras un episodio que tuvo con él en un hotel de Beverly Hills en los años noventa, donde éste intentó obligarla a mantener relaciones y ella se negó. Según la protagonista de «De-Lovely», tras este incidente perdió oportunidades de trabajo, ingresos económicos y prestigio, todo por rechazar el intento del productor de acostarse con ella. En una entrevista concedida a Diane Sawyer de la cadena ABC admitió que Harvey Weinstein se había dedicado a difamar su nombre en Hollywood y que, como consecuencia, sus posibilidades laborales comenzaron a desaparecer.

«Problemáticas»

Peter Jackson, que dirigió y produjo «El Señor de los Anillos», ha declarado que en su momento tanto Judd como Mira Sorvino fueron consideradas para participar en la saga, pero que Miramax (productora de los hermanos Weinstein) le dijo que ambas eran conocidas por ser problemáticas en los rodajes, por lo que no contaron con ellas. Jackson confiesa que por aquel entonces no tenían razón para no creerles. A toro pasado lo ve todo claro. Weinstein, por su parte, ha negado las declaraciones de Jackson y afirma que no tuvo nada que ver con la elección del reparto, pero el director neozelandés repite que tanto Harvey como el coproductor Fran Walsh insistieron por activa y por pasiva en no elegir a estas dos talentosas actrices.