Los «millenials» se estrenan en la corte

De izquierda a derecha, los príncipes Nicolás de Dinamarca y Olympia y Constantin de Grecia, que acapararon todas las miradas
De izquierda a derecha, los príncipes Nicolás de Dinamarca y Olympia y Constantin de Grecia, que acapararon todas las miradas

El nieto mayor de la reina Margarita y los hijos de Marie-Chantal de Grecia protagonizaron la fiesta de cumpleaños del príncipe Federico

El palacio de Christiansborg de Copenhague acogió el sábado la cena de gala que la reina Margarita organizó por el 50 cumpleaños de su primogénito, el príncipe Federico. La cita se convirtió en un desfile de tiaras y vestidos de gala portados por representantes de las casas reales europeas, entre las que no faltaron miembros de la familia real griega. La hermana de Margarita, Ana María de Grecia, y su esposo, Constantino (que acudió pese a su delicada salud), estuvieron acompañados por sus hijos, la princesa Teodora, el príncipe Filippos y el príncipe Pablo. Este último asistió con su mujer, Marie-Chantal, una de las invitadas más esperadas. Sin embargo, fueron sus dos hijos, Olympia y Constantine, quienes acapararon todas las miradas, pues se trataba para ambos de su primer acto oficial ante la realeza.

Los jovenes supieron desenvolverse y ser el centro de atención, algo de lo que hacen gala ante sus miles de seguidores en las redes sociales. Olympia, de 21 años, lució la valiosa tiara «fringe» de su madre. Su asistencia a eventos como la Semana de la Moda de Nueva York o haber desfilado para Dolce & Gabbana la han convertido en una «it girl» que, además, se mueve como pez en el agua por las fiestas de la «jet set» estadounidense. Un estilo de vida no del todo aceptado por los sectores monárquicos de Grecia, donde de estar vigente la monarquía la joven tendría un puesto cercano en la sucesión. Su hermano, Constantine (o Tino, como lo llaman sus conocidos), de 19 años y más cercano en la línea sucesoria, tiene un perfil más discreto, aunque también ha hecho sus pinitos como modelo y está acostumbrado a llevar una vida ostentosa y a veranear en las Bahamas, donde su abuelo materno, el multimillonario Robert Warren, tiene una mansión.

Los hermanos compartieron protagonismo con Nicolás, nieto de la reina Margarita y primogénito del príncipe Joaquín. El joven de 18 años, para quien también fue su presentación en sociedad, acudió junto a su madre, Alejandra de Frederiksborg, lo que demuestra su buena relación con la familia real pese a llevar divorciada de Joaquín desde 2004. El sobrino de Federico es otra promesa «royal» de las pasarelas, aunque su debut hace cuatro meses en la Semana de la Moda de Londres, donde desfiló para Burberry, fue muy criticado, ya que cuatro días antes había fallecido su abuelo, el príncipe Enrique. La fiesta también estuvo marcada por el hilarante discurso de la princesa Mary: «Cariño, sigues estando muy atractivo en licra», bromeó antes los presentes en referencia a la afición de Federico por el «running».