5 claves para elegir el sujetador más adecuado para ti

En ocasiones, la elección de un sujetador puede convertirse en un auténtico quebradero de cabeza para las mujeres, puesto que seleccionar el mejor artículo, en los tiempos actuales en los que cada vez más gente aboga por la compra online, es, a veces un proceso complejo, por lo que te ofrecemos 5 trucos para acertar en esta adquisición.

Diversos estudios apuntan a que 3 de cada 4 mujeres usan un sujetador que no se ajusta correctamente a su figura. A pesar de que muchas personas consideran que esto solo puede penalizar en términos de comodidad, lo cierto es que puede ser un verdadero peligro para la salud: desde dolor, rozaduras o alergias hasta una posible caída del pecho provocado por una mala elección del sujetador son algunas de las posibles consecuencias.

Por ello, es fundamental tener claras algunas sencillas claves aportadas por la reconocida firma Gisela Intimates para que la elección de esta prenda sea un acierto total y puedas disfrutar de sus prestaciones con la mayor comodidad.

Aunque se trata de una prenda con tallaje estandarizado, se trata de una prenda especial, por las diferentes formas y tamaños que puede presentar en cada uno de sus modelos.

Los expertos sugieren que, por este motivo, es posible ajustar un sujetador a la forma de un pecho específico.

Medidas

Las medidas no solo se reducen al contorno del pecho, sino que también hay que atender a la copa, que va desde la A a la E para ajustarlo lo máximo posible a su fisionomía.

Tiras

Otra de las claves son las tiras, ya que si se caen constantemente será una señal de que el tallaje es mayor al apropiado.

Los sostenes con tiras desmontables pueden ser también una solución porque permite con mayor facilidad la adaptación de la prenda al cuerpo de la mujer.

Un error muy frecuente que hay que evitar es adquirir sujetadores con las tiras demasiado cortas, ya que se busca alzar la figura de los senos pero puede provocar dolor.

Cierre

Debe evitarse forzar el cierre en el último gancho porque los sostenes son una prenda que se suele dar de sí. Esta prenda, una vez incorporada, debe quedar un poco tenso sin excederse.

Sujeción

En este caso, los sostenes que llevan varillas es la mejor alternativa si se quiere conseguir la mayor sujeción posible, que es, al fin y al cabo, el objetivo principal de esta prenda. No obstante, debes asegurarte de que estos elementos no tocan en ningún momento el tejido mamario. En caso de que esto sí ocurra, apostar por una talla de copa más puede ser la solución.

Casos especiales

Pueden surgir algunas dudas cuando se da algún caso específico relacionado con los senos.

Uno de ellos es el de las mujeres que tienen poco pecho, que llegan a cuestionarse si es necesario adquirir sujetadores. Los ligamentos de Cooper son unas bandas de tejido sobre las que recae el peso de las mamas, por lo que si se destensan, no volverán a tener su estado original.

De ahí que, sea como sea el tamaño o el volumen del pecho, sea fundamental el uso de sujetadores para que cumplan una función que va más allá de la estética y solo se refiere a términos prácticos.

Por otro lado, las mujeres que están dando de mamar también se pregunten qué tipo de sujetador le puede venir mejor: en este sentido, los expertos recomiendan siempre escoger un modelo de algodón que permita regular los cambios de tamaño que se dan durante la lactancia, además de una apertura frontal de la copa que facilite el momento de dar de mamar al bebé.

En el caso de las mujeres que se han sometido a una mastectomía y no se le ha colocado ninguna prótesis, pueden recurrir a unos modelos en los que las copas cuentan con bolsillos para introducir una prótesis externa. Aquellas a las que se les haya hecho una reconstrucción del pecho, deben apostar por los modelos de algodón, transpirables y con copas pero sin costuras.