Actualidad

El boom del comercio electrónico

Tiendas online, reparto de pedidos y pagos digitales han venido a revolucionar el mercado

Tiendas online, reparto de pedidos y pagos digitales han venido a revolucionar el mercado

Publicidad

I want it, it got it! sería el lema de los tiempos actuales y con el añadido: lo quiero, lo tengo, ¡y en un sólo click! El comercio electrónico ha llegado para cambiar la forma que tenemos de consumir, y lo está haciendo a una velocidad vertiginosa de la que es difícil quedar al margen. En esta tesitura, las tiendas online son cada vez más sofisticadas y rivalizando con la belleza y la mercadotecnia de las tiendas físicas, contando con avanzadas aplicaciones móviles para hacer más satisfactoria la experiencia. Los pagos digitales son cada vez más fáciles de hacer, reembolsar y cancelar, poniendo toda la carne en el asador para que el cliente se sienta seguro y tranquilo. El resultado final es un mercado de la logística que también va al alza, gracias al reparto masivo y desenfrenado de paquetes por todos los hogares y oficinas de España.

Todo este movimiento revulsivo tiene cifras concretas: unos datos que sorprenden por sus magnitudes. Este sector facturó en 2017 en España más de 30.000 millones de euros, aumentando un 25,7% con respecto al año anterior, según los datos más recientes de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. Concretamente, el volumen de negocio de la venta online creció un 28,1% respecto al mismo periodo de 2016, lo que indica un ritmo de crecimiento de gran envergadura. Todos estos millones de transacciones online se hicieron desde España a sitios web interiores, pero también internacionales. En concreto, el 36,4% de las compras se hicieron dentro de España, y la gran mayoría, el 49,8%, fueron compras a webs extranjeras.

La mala noticia es que el resto, el 13,8%, fueron compras realizadas desde otros países a webs españolas, lo que tuvo como resultado un claro déficit en la balanza del comercio electrónico español de más de 3.000 millones: la venta online con sello español en el mercado internacional es una parte muy pequeña. Sin embargo, según los mismos datos, en ese periodo aumentó el volumen de ventas de webs españolas a compradores extranjeros en un 36%: siete de cada diez se hicieron desde la Unión Europea.

Los viajes se llevan la palma

Publicidad

Aunque parezca que la compra de moda sea uno de los pilares básicos de este modelo, en realidad quienes tienen gran parte del pastel son las agencias de viajes y los operadores turísticos, que protagonizan una de cada diez transacciones. En la misma línea, otro de los trozos importantes de la tarta lo tienen las compañías aéreas, con un 7,5% de las compras. Ahora bien, después del turismo sí que cobra importancia la adquisición online de prendas de vestir, con un 7,1%.

La logística, gran beneficiada

Publicidad

Uno de los sectores que más se ha resentido del cambio de hábitos en la compra es el de la logística: para bien y para mal. En primer lugar, las empresas de reparto de paquetes no paran de crecer por el auge del e-commerce. Según el Observatorio Sectorial DBK, en los últimos cuatro años se han puesto en marcha 17 nuevos parques logísticos, con Cataluña como comunidad con mayor concentración de estos. En los últimos cinco años se ha pasado de entregar unos 125.000 paquetes al día a repartir 1,25 millones de pedidos, y se espera que en las aduanas aéreas se pase de los 7 millones de 2017 a 20 millones de paquetes en 2030. Unido a este crecimiento destaca el aumento también de la facturación de las empresas de manipulación, transporte y reparto, con crecimientos del 5% anuales, en un sector que se encuentra en buen estado de salud y que debate sus retos en el Salón Internacional de Logística, que se celebra del 26 al 28 de junio en Barcelona. Pero no es oro todo lo que reluce, puesto que también la automatización de los procesos y una mayor competencia en el sector han comportado nuevos retos y exigencias en los puestos de trabajo, como más formación y el nacimiento de nuevos perfiles profesionales para cubrir las necesidades. Por ejemplo, hace escasas semanas ha trascendido que Amazon está ultimando el diseño de máquinas para empaquetar los pedidos de manera automática , sin necesidad de personas.