Alega que la madre de la bebé fallecida iba a venderla

El imputado apunta a dos personas relacionadas con la prostitución

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Jonathan Moya, principal imputado por el secuestro y muerte el pasado mes de diciembre de la niña onubense de 16 meses Miriam, declaró ayer ante el juez instructor «no tener nada que ver» con el crimen. Aseguró en sala que la madre de la pequeña «conocía en todo momento dónde estaba su hija y tenía conocimiento de muchas cosas de este asunto», en alusión a un supuesto «plan» para vender a la pequeña.

Así lo indicó en declaraciones a los periodistas su abogado, José Ramón Cantalejo, quien reveló que Moya González, de 25 años, acusó «claramente» del crimen a otras dos personas sin presencia en la causa hasta el momento y que, según remarcó, «tendrían relación con el mundo de la prostitución ya que, al parecer, la madre había estado dedicada a estos menesteres».

«Ha desmontado totalmente todo lo que se había dicho hasta ahora y ha exculpado, además, a su amigo de toda la vida Raúl R. F.», deslizó durante un receso ordenado por el titular del Juzgado de Instrucción número 2 tras tomar declaración durante cuatro horas a Jonathan Moya. Éste llegó a primera hora de la mañana a la Ciudad de la Justicia de Almería junto a Raúl R. F., ambos procedentes del centro penitenciario provincial de El Acebuche.

Cantalejo subrayó que su patrocinado «niega absolutamente» su implicación en los hechos. «Afirma –indicó– que ni siquiera estaba delante cuando la niña falleció, que se la llevaron otras personas bastante peligrosas a las que no había denunciado hasta ahora por miedo y presiones».

El letrado trasladó, en esta línea, que el informe preliminar de la autopsia realizada al cuerpo sin vida de Miriam, que fue hallado en el interior de una balsa de riego en el municipio de Fiñana, señala que, además «de un golpe en la cabeza», había indicios de «tracción mecánica en el cuello». «Estaríamos hablando de asfixia también, lo que complica tremendamente las cosas», precisó.

Por su parte la letrada Juana Tarifa, quien ejerce la defensa del otro imputado por el crimen, Raúl R. F., que contestó a las preguntas de las acusaciones y las defensas en apenas una hora, avanzó que tenía previsto presentar hoy ante el Juzgado de Instrucción número 2 de Almería un escrito solicitando la libertad de su patrocinado después de la versión dada en sede judicial por Moya González.

«Ha exculpado a mi cliente en todo momento y no se ha ratificado en las declaraciones que prestó ante la Policía Judicial de la Guardia Civil», trasladó Tarifa, quien anunció que «se van a abrir una serie de nuevas investigaciones para aclarar lo acaecido».