Política

Arrojar luz sobre los escándalos de la Faffe sólo es para Susana Díaz «crear ruido»

El PP afea a la presidenta que no quiera investigar el caso con el argumento de que sucedió «hace más de diez años»

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, durante la entrevista con la agencia de noticias Ep
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, durante la entrevista con la agencia de noticias Ep

El PP afea a la presidenta que no quiera investigar el caso con el argumento de que sucedió «hace más de diez años»

El nuevo curso político arranca en los próximos días. Todas las miradas se dirigen a Susana Díaz. La posibilidad de que la presidenta de la Junta de Andalucía decida adelantar las elecciones autonómicas antes de que finalice el año ya no cogería por sorpresa a ningún partido de la oposición. Uno de los argumentos que se sospecha que pueda interferir en sus planes es la sentencia del «caso ERE», pero los casos de supuesta corrupción salpican mucho más la gestión socialista. Uno de ellos, investigado ahora, es el de la extinta Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe). Paralelamente, y al hilo de las informaciones referentes a gastos de dinero público en un prostíbulo de Sevilla mediante una tarjeta «black», Partido Popular y Podemos han solicitado una comisión de investigación en el Parlamento que para Díaz sólo pretende «crear ruido» para «deteriorar» al Gobierno andaluz con un asunto que «pasó hace más de diez años».

En una entrevista concedida a Ep, la jefa del Ejecutivo andaluz resaltó que «tanto el PP como Podemos tienen que estar muy desesperados para llevar toda la legislatura pidiendo comisiones de investigación de cosas que pasaron hace más de diez años porque no han encontrado un solo hecho en esta legislatura en el que no se haya actuado con transparencia, con honestidad y con la buena gestión del dinero público».

Díaz defiende que cuando tuvo conocimiento, el Gobierno andaluz acudió a la Justicia y se personó en el caso, así como que «todo lo que tenemos lo hemos puesto a disposición del juzgado», al objeto de que, cuanto antes, se esclarezca el presunto uso indebido de tarjetas de crédito de Faffe para pagar, supuestamente, 14.737 euros en un prostíbulo de Sevilla por parte de un directivo de la fundación y ex miembro de la ejecutiva del PSOE andaluz.

La presidenta admite que esto haya podido ocurrir es «repugnante», toda vez que ha garantizado que, como hasta ahora, siempre combatirá todo ese tipo de actuaciones, «tanto en el uso fraudulento del dinero que es de todos como en la explotación de las mujeres, que es una bandera del Gobierno andaluz».

Díaz incluso recrimina al PP que si sabía algo más de este asunto debería acudir a los tribunales como hizo la Junta para que «quien haya hecho algo mal, lo pague»; si bien censuró que el partido que lidera Juanma Moreno haya preferido «crear ruido para deteriorar al Gobierno, eso no es querer colaborar con la Justicia». En su opinión, el PP-A promueve un «circo mediático» porque «quieren deteriorar al Gobierno» y esto «es síntoma de desesperación, de inseguridad, de no saber cómo deteriorar y hacer daño al ejecutivo porque en cinco años –el tiempo que lleva de presidenta– no han encontrado nada real».

Desde el bando popular, por su parte, ayer afearon a Díaz, que «no quiera investigar con la mayor de las dureza» el presunto uso indebido de tarjetas de crédito de la Faffe. «Los jóvenes andaluces no entendemos cómo Susana Díaz interrumpe sus vacaciones para atacar a los que persiguen la corrupción en Andalucía», prosiguió el presidente de Nuevas Generaciones de Andalucía, Kike Rodríguez, que aludió a la gravedad del caso en cuestión porque «mientras no tenemos para dinero políticas de juventud, de empleo o vivienda, en la Junta se podría haber cometido un fraude en el uso de estas tarjetas black, que se dedicaban presuntamente a pagar gastos de incluso 15.000 euros en clubs de alterne».