Política

Cae una red que robaba en casas de forma tan “impoluta” que los dueños tardaban días en darse cuenta

Siete personas, de nacionalidad búlgara, fueron detenidas por la Policía en Málaga de las que cinco están en prisión

Entre los objetos sustraídos se han recuperado joyas, dinero en efectivo y dispositivos electrónicos / Foto: La Razón
Entre los objetos sustraídos se han recuperado joyas, dinero en efectivo y dispositivos electrónicos / Foto: La Razón

Siete personas, de nacionalidad búlgara, fueron detenidas por la Policía en Málaga de las que cinco están en prisión

La Policía Nacional ha desarticulado un grupo de origen búlgaro dedicado al robo en viviendas tras sustraer las llaves y la documentación que los propietarios habían dejado en sus vehículos aparcados en zonas de playa o parques de ocio de la provincia de Málaga, en una operación en la que fueron detenidas siete personas de las que cinco ingresaron en prisión y otras dos quedaron en libertad con cargos.

Los arrestados, con edades comprendidas entre los 30 y 52 años, están acusados por delitos de pertenencia a organización criminal, robo con fuerza y tráfico de drogas.

La investigación comenzó el pasado marzo cuando agentes especializados en robos detectaron la presencia de dos sospechosos, afincados en Fuengirola y Benalmádena, que se dedicarían a la comisión de este tipo de hechos ilícitos en el interior de vehículos y casas habitadas de la provincia. El método de acceso a la vivienda, sin forzar las puertas, y la forma «impoluta» en la que se perpetraban los robos, tras lo cual dejaban «intactos» los inmuebles e incluso llegando a devolver las llaves, hacía que las víctimas tardasen días en darse cuenta de lo ocurrido, lo que retrasaba las denuncias y complicaba la investigación.

La Policía da por desarticulada la red en territorio nacional, donde se han esclarecido 38 robos con fuerza, si bien se investiga la posible conexión internacional, con una persona en busca y captura.

En los registros practicados, los agentes han intervenido 37 kilogramos de marihuana, 16.656 euros en efectivo, cuatro vehículos, numerosas joyas –algunas ya devueltas a sus propietarios–, dispositivos electrónicos y otras pertenencias denunciadas como sustraídas, así como útiles y herramientas usadas por la organización para cometer los robos con fuerza, entre otros efectos.