Casi 250.000 parados en Andalucía viven sin ninguna prestación

El paro bajó en junio por cuarto mes consecutivo pero siguen siendo miles las familias que no perciben ingresos por haber agotado el desempleo o no tener derecho a subsidio

El paro bajó en junio por cuarto mes consecutivo pero siguen siendo miles las familias que no perciben ingresos por haber agotado el desempleo o no tener derecho a subsidio

Las cifras del paro bajan pero la situación de muchas familias andaluzas todavía es muy complicada. El mes de junio ha sido el cuarto consecutivo de descenso, situándose en 757.899 personas. Se firmaron 410.000 contratos, de los que solo 18.500 fueron indefinidos, mientras los otros 391.000 eran de carácter temporal. Esa inestabilidad es la misma tendencia de años precedentes. Solo el año pasado, más de un millón de empleos de contratos duró una semana o menos, de los 4,8 millones firmados de forma temporal.

La conclusión superficial es que si hay menos parados, la situación económica habrá mejorado de manera general pero la lógica se contradice por la precariedad excesiva que se mantiene en los primeros seis meses del año, con 2,5 millones de contrataciones temporales y solo 115.000 indefinidas. La lógica sí impera al determinar que quienes peor lo tienen son aquellos que siguen sin trabajo: 757.899 andaluces según los últimos datos publicados por el Servicio estatal de Empleo (SEPE). De ellos, solo 508.000 cobran alguna prestación. Y, dentro de ese nutrido grupo se encuentran 180.000 personas que solo cobran una prestación mínima de 430 euros. Agotado el paro, el Estado ofrece la opción del subsidio de desempleo o la renta activa de inserción, pero hay 249.000 andaluces a los que ni siquiera llegan esas ayudas extraordinarias. Son más que cuando acabó el año. Entonces, 237.700 andaluces de los 788.000 parados no percibían ninguna prestación. Los parados de larga duración –un año o más sin trabajar– superan los trescientos mil (40%) en Andalucía , según refleja el Observatorio público Argos. En el otro extremo se encuentran 222.000 que se han estrenado como desempleados y suman menos de tres meses en esta situación. Las mujeres se llevan la peor parte en todos los casos: se les contrata menos y por ello suponen casi dos de cada tres desempleados. Ellas son mayoritariamente las que afrontan su día a día sin ningún ingreso, también porque engrosan las listas del paro en mayor proporción. Para quienes reciben el subsidio la ayuda les supone 14 euros al día, una cantidad que difícilmente permite asumir los gastos de vivienda y alimentación mínimos. Otro problema surge cuando un trabajador se queda sin empleo y no tiene cotización suficiente.

Hay 55.000 mujeres que nunca han trabajado, casi la mitad de ellas en las provincias de Cádiz y Sevilla –la mayoría con más de 45 años–. Pese a que copan el grueso de desempleados (454.333) solo reciben algún tipo de prestación 281.000 de ellas y 60.000 con derecho a paro -el resto son ayudas-. La proporción de hombres es mucho más equilibrada porque de los 303.000 en paro, 234.000 cobraron alguna prestación. De ellos, perciben el desempleo 71.400 trabajadores. La alternancia de paro y contratos de corta duración les supone que nunca cotizan un tiempo suficiente para beneficiarse de la prestación, abocándolos a una continúa indefensión. En este caso podrán cobrar la ayuda por insuficiente cotización en función de los meses acumulados y a partir de tres meses. Si suma entre tres y cinco meses de cotización le corresponderán los mismos. En el caso de que tengan seis o más meses cotizados, el subsidio se extiende hasta los 21 meses.

Andalucía está entre las comunidades que menor prestación por desempleo cobran. La media es de 780 euros, muy por debajo del salario mínimo interprofesional. El Estado destina mensualmente 333 millones a pagar esas prestaciones y los diferentes subsidios, según los registros del mes de mayo.

El perfil: mujeres sin estudios superiores

El 85,6% de los parados andaluces ha cursado como máximo estudios secundarios. Así lo refleja el análisis del Observatorio Argos, dependiente de la Junta de Andalucía, sobre el mes de junio. Entonces, engrosaban las listas del paro 757.899 personas, de las que la inmensa mayoría (60%) son mujeres. Esto permite intuir un perfil tipo del desempleado como el de una mujer con escasa formación. Las personas con estudios superiores en paro solo constituyen el 14,4%. La franja de edad con más desempleadas son las mayores de 45 años (372.000 mujeres), mientras 325.000 paradas tienen entre 25 y 44 años.