Chamizos se niega a que el Parlamento imponga los deberes al Defensor

La Razón
La RazónLa Razón

El Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, aconsejó ayer al presidente del Parlamento, Manuel Gracia, y «a todo el Parlamento», que «hagan un curso sobre esta institución», en referencia al Defensor del Pueblo.

Según el Estatuto de Andalucía, «el Defensor del Pueblo es el garante del cumplimiento de los derechos sociales» –indicó– y por ese motivo «puede intervenir en todo» lo relativo a esa extensa área social.

Chamizo contestó con estas palabras a Manuel Gracia, que había apuntado la posibilidad de que el Defensor del Pueblo tenga un mayor control por parte del Parlamento. Por ello exclamó con humor: «¿Más que vengo yo, para qué voy a venir, para pelearme más?». «Otra cosa es que el Parlamento quiera imponer al Defensor lo que tiene que hacer, y por ahí no», insistió Chamizo al remachar que, esa situación, además supondría no cumplir la ley.

Ese debate se debe, según él, «a un grupo de juristas que están todavía en el año 'catapúm'», mientras que, a su juicio, la legislación europea y española en materia de la institución del Defensor del Pueblo ha avanzado mucho, y concretamente el Defensor del Pueblo Andaluz ha servido de modelo en numerosas ocasiones en España.

Chamizo ironizó sobre la probabilidad de circunscribir la actuación del Defensor al ámbito de los derechos fundamentales, para terminar preguntándose: «¿El Defensor qué es, un florero?».

Igualmente, se preguntó si a ese grupo de juristas «lo que le molesta es que esta institución esté dando por saco todo el día», para asegurar que él lleva ante las autoridades lo que le transmite la gente, «la voz de los ciudadanos".

«¿Qué culpa tengo yo de que la gente esté cabreada?», recalcó para repetir recientes declaraciones suyas sobre la necesidad de cambiar «los estilos, los modos y las formas de hacer política» por otros que se basen en «escuchar a la gente», y que el actual ciclo político está acabado, por la forma en que se hace la política.

Al ser cuestionado sobre su futuro al frente de la institución, algo que los partidos representados en el Parlamento están debatiendo ahora, contestó con el mismo tono irónico: «Ni me han llamado; es que aquí la política está a un alto nivel, al que yo no accedo».

Preguntado por la enseñanza de la religión en la escuela, Chamizo señaló que es partidario de que se imparta Cultura Religiosa, además «como cátedra, no como 'maría'», y que la cultura religiosa debe impartirse pero como tal cultura, no como fe, por lo que ha añadido: «La catequesis, en las parroquias y en las familias».