Con la vista puesta en las municipales

Fernando Rodríguez Villalobos, Susana Díaz, Verónica Pérez y Juan Cornejo, ayer en Sevilla
Fernando Rodríguez Villalobos, Susana Díaz, Verónica Pérez y Juan Cornejo, ayer en Sevilla

El PSOE andaluz no quiere perder el tiempo y, aprovechando el descontento que están generado las últimas medidas del Ejecutivo de Mariano Rajoy, ya prepara su maquinaria electoral de cara a los comicios municipales de 2015. Ayer, la flamante secretaria general de la formación, Susana Díaz, tuvo su primer gran acto de partido en Sevilla, donde entregó el testigo de la agrupación más importante de España a su amiga Verónica Pérez. Fue en este cónclave provincial –sin críticos y en un ambiente festivo, tal y como ocurrió el pasado fin de semana en Granada– donde Díaz metió en cintura a la militancia ante el «festín que se está dando el PP a costa de nuestras libertades». Y se marcó como primer objetivo ganar las elecciones municipales «y bien, porque la gente lo necesita». «Faltan tan sólo 15 meses, así que hay que salir a la calle desde ya», insistió, al tiempo que recordó que «somos conscientes de lo que nos estamos jugando».

En las últimas elecciones municipales, celebradas en 2011, el PP invirtió una inercia de treinta años: ser el partido más votado en la región. Consiguió el 39,36 por ciento de los votos, dejando atrás al PSOE con algo más del 32,22 por ciento. Más de siete puntos de diferencia que le permitió conseguir mayoría absoluta en las ocho capitales más en otras grandes ciudades como Jerez de la Frontera, Marbella y Algeciras.

Por ello, Díaz instó a iniciar la «ola del cambio» y, para ello, el partido se servirá de los dirigentes más cercanos: los alcaldes y concejales. «Tenemos que volver a mirar a los ciudadanos a los ojos», subrayó, además de remarcar que «estaré al lado de nuestros regidores y ediles porque necesitamos la confianza en las urnas». Su receta: «ser creíbles, decentes y coherentes».

De esta manera, Díaz abrió el proceso que terminará con la nominación de los candidatos. El PP, por su parte, se comprometió a tener a todos sus cabezas de lista nombrados en junio, por lo que acumula ya seis meses de retraso. El anuncio del presidente del PP-A, Juan Ignacio Zoido, de no ser el candidato a la Junta y las negociaciones para elegir a su sustituto han congelado este compromiso.

Para animar a la militancia, Díaz recordó que el PSOE de Sevilla «ha ganado todas las citas electorales desde 1977». Ante los 350 delegados que asistieron al cónclave, en representación de los casi 10.000 afiliados de la provincia, pidió recuperar las alcaldías de municipios donde antes gobernaba el PSOE, como La Roda de Andalucía, Herrera o Mairena del Alcor. «Hasta cuando al partido no le han ido bien las cosas, hemos aguantado», subrayó, en presencia de la nueva cúpula socialista, con la presidenta del partido a la cabeza, Micaela Navarro; el ex secretario general José Antonio Griñán; varios secretarios provinciales, como el de Jaén, Francisco Reyes, y el de Córdoba, Juan Pablo Durán, e históricas dirigentes socialistas como Carmen Hermosín y Amparo Rubiales.

Para volver a obtener la confianza en las urnas, propuso «restablecer la paz social, defender la unidad de España, luchar por el progreso, la justicia, la creación de empleo y estrechar la brecha de la desigualdad».