Dos reinas de España

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Estos días ha sido noticia mundial las lamentables escenas que se produjeron en un acto oficial con cientos de fotógrafos y gran cantidad de público – con muchos turistas ya que fue en Mallorca– a la salida de la misa de pascua, que llevan presidiendo los titulares de la corona desde hace 40 años. Pero yo les quiero contar las relaciones de otras dos reinas consortes de España: Doña María Cristina de Habsburgo Lorena, nacida archiduquesa de Austria –este título es como en España Infanta, que tiene tratamiento de alteza real–, princesa de Hungría, Bohemia, Eslovenia, Croacia y Dalmacia. Al casarse con Don Alfonso XII cambió sus apellidos por el de Austria. La segunda soberana, Victoria Eugenia de Batemberg, nieta de la Reina y emperatriz Victoria del imperio Británico. Su madre, la última hija de la citada soberana, la princesa Beatriz, casada con el Príncipe alemán Enrique de Batemberg. Don Alfonso y Doña Victoria se conocen en una fiesta que el Rey británico Alberto ofrece al Rey español. El romance prende enseguida. Desde el primer momento la Reina Cristina se opone de forma radical a esta boda, emplea todos los medios, incluso los más duros, recaba apoyos incluso en el Vaticano. María Cristina no es una consorte cualquiera. Ha sido regente del reino 17 años, desde que nació su hijo. Por tanto, ha manejado el poder y conoce todos sus secretos, además su hijo esta totalmente entregado a sus órdenes. Pero la Regente no contó con el carácter caprichoso de Don Alfonso, al que unía algo tan decisivo: que había nacido siendo Rey y desde que tuvo uso de razón así se lo hicieron comprender. Él no sólo lo entendió, lo asumió encantado y como tal se comportó. El Rey no dio su brazo a torcer. María Cristina puso en juego sus últimas cartas, que la novia no era católica como mandaba la constitución vigente y que además no era alteza real, ya que en Inglaterra era solamente alteza y en Alemania alteza serenísima, sin contar que el padre de Enrique de Batemberg se había casado con una condesa de segundo orden. Como verán la historia da para segundo capítulo, así que les ruego continúen con la zaga mañana.