Durán, hombre de consenso ante momentos de inestabilidad

La presidenta de la Junta de Andalucía en funciones, Susana Díaz, y el recién elegido presidente del Parlamento, Juan Pablo Durán (i), en el Parlamento andaluz en Sevilla
La presidenta de la Junta de Andalucía en funciones, Susana Díaz, y el recién elegido presidente del Parlamento, Juan Pablo Durán (i), en el Parlamento andaluz en Sevilla

El nuevo presidente del Parlamento de Andalucía, Juan Pablo Durán, se ha caracterizado por saber navegar entre aguas convulsas en momentos de inestabilidad dentro de su partido y ahora tratará de trasladar su experiencia de “consenso” al Parlamento andaluz.

Juan Pablo Durán Sánchez (Córdoba, 1964) es actualmente senador por la comunidad autónoma, secretario general del PSOE de Córdoba, coordinador el Consejo Territorial del PSOE andaluz y vocal de la Ejecutiva Federal del PSOE.

Casado y con tres hijos, Durán es militante del PSOE de Córdoba desde 1996, partido en el que ha ocupado la Secretaría de Administración en el período 2000-2004 y la Secretaría de Organización en el mandato 2004-2008, mientras que también fue portavoz del grupo socialista en el Ayuntamiento de Córdoba desde junio del 2011 hasta marzo del 2014.

En la actualidad, además de ser el secretario general de los socialistas cordobeses, también forma parte del Comité Federal del PSOE

En el ámbito profesional, ha sido gerente y consejero delegado de la empresa de Gestión de Residuos Rimacor y desde los 20 años desarrolló una actividad empresarial como trabajador autónomo en el sector de la madera.

Durán ha sido el cabeza de lista de los socialistas cordobeses al Parlamento de Andalucía y su carrera política se ha desarrollado en un momento convulso dentro de su partido tras los cambios en la dirección regional y los relevos en la presidencia de la Junta de Andalucía.

Desde el primer momento, Durán se alineó con Susana Díaz al ser designada como heredera de José Antonio Griñán y se identificó plenamente con su proyecto, lo que le llevó a formar parte de la ejecutiva regional.

Asimismo, es un firme defensor de las redes sociales como mecanismo de comunicación con los ciudadanos y es un miembro activo en las mismas a la hora de defender sus ideas y transmitir los mensajes de su partido.

La polémica sobre Durán tuvo lugar en octubre del 2013 con unas declaraciones realizadas en el marco de una asamblea del PSOE y tras conocerse la imputación de la exalcadesa de Peñarroya-Pueblonuevo, Luisa Ruiz, por un supuesto delito contra la administración pública, fraude y falsedad documental.

En aquel momento, Durán manifestó que “la derecha ni hace prisioneros ni deja heridos, solamente sabe matar y si es posible, en las cunetas que es donde siempre nos han dejado a los socialistas”.

Sin embargo, días después se disculpó por dichas declaraciones y aseguró que no se refería ni a ningún dirigente, ni a ningún partido político actual.

Además, también se da la circunstancia de que Durán fue uno de los 38 exconsejeros de CajaSur, entidad cordobesa intervenida en el 2010, y fue condenado por la Audiencia Nacional al pago de una multa de 64.000 euros que le impuso el Ministerio de Economía en el 2012. Luis Ortega/EFE