El cambio de postura de Metal cierra el camino a la renovación

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El estado de ánimo entre miembros del sector crítico anoche era de cierta zozobra. La causa principal, que la federación de Metal (MCA) podía haber llegado a una «entente cordiale» con la Ejecutiva actual para evitar un proceso renovador, es decir, que una gestora se hiciera con las riendas del sindicato y se encargara de organizar un congreso extraordinario. Si Metal se une a la Federación de Servicios Públicos (FSP), el sector más potente de todos, puntal de apoyo de la actual Ejecutiva, las posibilidades de que prospere en el Comité regional de hoy la creación de una gestora son remotas.

En un primer momento, en la federación de Metal cundió la necesidad de acometer un proceso de renovación y prácticamente se dio por hecho que iba a apostar en bloque por la opción de la gestora. Sin embargo, ayer por la tarde dirigentes de esta federación reconocían que se había producido un descuelgue. MCA apoyó en el Consejo de la Federación por unanimidad apoyar la candidatura de Carmen Castilla, según informa Europa Press.

La Ejecutiva actual juega por tanto a una renovación cosmética, que pasa por varios cambios parciales. El primero, que asuma la Secretaría General Carmen Castilla, de la Federación de Servicios Públicos. Castilla no tiene vínculos con la etapa anterior, ya que accedió a la Secretaría de Políticas Sociales e Igualdad en el Congreso de mayo de 2013. El segundo, la salida de miembros de la actual Ejecutiva que provienen de la era Pastrana. Las miradas están puestas en el secretario de Institucional, José Carlos Mestre, y en la secretaria de Empleo y Formación, Josefa Castillejo. La continuidad del secretario de Organización, Manuel Ferrer, sí se da por segura. En un principio se especuló incluso con que Ferrer optara a la Secretaría General. Él se mostró dispuesto a lo que dijera el sindicato.

Una u otra opción, renovación cosmética o gestora, dependerá del resultado de la votación de hoy. La candidatura de Carmen Castilla saldrá adelante si obtiene los votos de dos tercios de los 120 miembros del Comité. Es decir, al menos 80. En el caso de que no se llegue a este umbral, entonces sí se organizaría una gestora tutelada por la dirección nacional que organizaría un congreso extraordinario en el que a la candidatura que se presentara sí le bastaría con el 51 por ciento de los votos.

La dirección de Cádiz ha reunido más de 400 firmas a favor de la gestora, que se unen a las 200 que también ha recogido el sector crítico aglutinado en torno a «Ugetistas por la renovación». Las presentarán hoy. El comité es a puerta cerrada. Basta con la petición de un sólo miembro para que la votación sea secreta. El secretario de Organización de la dirección nacional, José Javier Cubillo, estará hoy presente en el cónclave.