El «insumiso» Sánchez Gordillo dice que acudirá al TSJA

El Alto Tribunal le acusa de un delito de usurpación por la toma de una finca

El diputado de IULV-CA, alcalde de Marinaleda y líder del SAT, Juan Manuel Sánchez Gordillo
El diputado de IULV-CA, alcalde de Marinaleda y líder del SAT, Juan Manuel Sánchez Gordillo

Agarrado a la malquerencia que asegura la Justicia siente por el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) que lidera, el diputado de IULV-CA y alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo, se declaró «insumiso judicial» y anunció que no atendería la llamada de los tribunales. Sin embargo, según admitió ayer a LA RAZÓN, acudirá hoy a la sede del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) en Granada como imputado. ¿Por qué? El Alto Tribunal andaluz abrió diligencias contra él por un presunto delito de usurpación por la ocupación el pasado verano de la finca «Las Turquillas», unas 1.200 hectáreas pertenecientes al término municipal de Osuna (Sevilla) y dependientes del Ministerio de Defensa.

El magistrado Jerónimo Garvín lo citó a declarar porque, junto a su lugarteniente en el sindicato, Diego Cañamero, y otros 52 militantes y simpatizantes de éste, permanecieron en esos terrenos desde el 24 de julio al 10 de agosto de 2012, fecha en la que fueron desalojados de madrugada por la Guardia Civil. Entonces justificaron su acción en que el Ejército sólo utilizaba unas veinte hectáreas de la parcela para una yeguada militar y el resto «estaba desaprovechado». Aquel verano de andanzas mediáticas, el diputado de la coalición de izquierdas defendió no considerar que hubieran cometido delito alguno ni que tuvieran que pedir disculpas por nada. Sin embargo, los hechos recalaron en el juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Osuna, que instruyó la causa para finalmente inhibirse en favor del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, dada la condición de aforado de Sánchez Gordillo.

En noviembre, Cañamero y la mayoría de los implicados fueron citados a declarar y se negaron a hacerlo. Ahora Sánchez Gordillo anuncia que viajará a Granada con un discurso: «Es cierto que entramos en la finca, pero no en la zona acordonada ni hicimos nada malo», relata. De hecho, dice estar «tranquilo» y confiar en que «la Justicia sea razonable» tras escuchar su versión. Sin embargo, desde el SAT no descartaban que se acoja a «su derecho a no declarar». Las mismas fuentes que, como ya adelantó Cañamero, no dudan en deslizar: «Queremos ir otra vez a las Turquillas, en cuanto el tiempo nos lo permita». Mientras, harán coincidir la declaración de uno de sus «visionarios» líderes con una concentración «solidaria» frente al TSJA.