El PP andaluz defiende en catalán las ayudas de la Junta para combatir la inmersión lingüística

La diputada Virginia Pérez, que pasó su infancia en Cataluña, defiende el trabajo del “Gobierno del cambio” para que los descendientes de andaluces conserven el acervo cultural. La Junta ha recibido 160 solicitudes para las subvenciones a las comunidades andaluzas en el exterior

La diputada Virginia Pérez, que pasó su infancia en Cataluña, defiende el trabajo del “Gobierno del cambio” para que los descendientes de andaluces conserven el acervo cultural

La diputada del Grupo Parlamentario Popular y presidenta del PP de Sevilla, Virginia Pérez, defendió en el Parlamento andaluz las líneas de ayudas del “Gobierno del cambio” para combatir la inmersión lingüística catalana expresándose, precisamente, en catalán. Así, explicó que, aunque siendo niña viviera en otra región que no era Andalucía, no se consideraba una emigrante, “porque no lo era”. Pérez defendió y aplaudió las ayudas para combatir la inmersión lingüística dado que hace más de treinta años pudo comprobar de primera mano cómo esta fuerte inmersión provocó una “elevada desafección” de las raíces andaluces entre los descendientes de todos los andaluces que se tuvieron que trasladar a tierras catalanas.

Pérez, que se fue a Cataluña con sólo 20 días de vida y volvió a Andalucía a los 14 años, lamentó que aquella inmersión lingüística que ha traído “nefastas consecuencias, incluso una fragmentación social que vivimos hoy día” no hubiera recibido ayudas para mantener las raíces andaluzas entre toda aquella población, y fundamentalmente entre sus descendientes. “Hace décadas teníamos que salir a buscar el pan exportando talento, y la inmersión lingüística que comenzó siendo una aventura y que fue acogida de buen grado por todos se tornó en algo muy oscuro porque no hubo flexibilidad, y lo que comenzó siendo una aventura que parecía positiva ha terminado con unas nefastas consecuencias”, explicó.

Por ello, la diputada se mostró partidaria de “defender nuestras raíces y cultura” y agradeció que el Gobierno de Juanma Moreno contemple esta líneas de ayudas para “afianzar las raíces culturales de los descendientes de andaluces afectados por procesos de inmersión lingüística y así evitar la pérdida paulatina del acento cultural de estas personas y, fundamentalmente, de sus descendientes”.

Por su parte, el consejero de Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo, informó de que se han recibido 160 solicitudes para las subvenciones a las comunidades andaluzas en régimen de concurrencia competitiva, destinadas a actividades de promoción cultural, de orientación a la población andaluza en el exterior, así como para el mantenimiento de dichas entidades, es decir, las correspondientes a las cuatro líneas vigentes.

Durante su comparecencia este jueves en comisión parlamentaria, el titular del ramo explicó que los proyectos que presentan las propias entidades están ahora en fase de estudio y análisis. Asimismo, según ha precisado, para 2020 se sumará una línea más, la relacionada con los procesos de inmersión lingüística y que, en principio, estará dotada con unos 100.000 euros. Respecto a la citada inmersión lingüística, Bendodo ha señalado que ayudas de este tipo ya existen desde hace más de una década. “Lo que ha hecho este Gobierno es adaptarlas a la nueva realidad sociocultural”, ha precisado el consejero.

“Como es lógico, esos andaluces tienen que adaptarse a los aspectos culturales y lingüísticos del lugar donde residen, y, por tanto, se puede producir, en algunos casos, una pérdida paulatina del acervo cultural y lingüístico de los andaluces que viven en estos territorios y especialmente de sus descendientes”, manifestó.