El PP cambia el PGOU de Sevilla para conseguir la «creación de empleo»

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

La «especulación urbanística» y la «creación de empleo» fueron los argumentos más repetidos ayer en el Pleno del Ayuntamiento de Sevilla. Se debatían varias modificaciones en el PGOU, aprobado en 2007, para dotar de un uso comercial al edificio de la Gavidia –antigua comisaría– y permitir la construcción de un parking subterráneo en la Alameda de Hércules. Dos iniciativas impulsadas por el alcalde, Juan Ignacio Zoido, que han encontrado el rechazo frontal de la Junta, lo que ha provocado innumerables reproches entre ambas administraciones.

«Vamos a seguir peleando por este tema», insistió el delegado municipal de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, evidenciando el interés del Gobierno local por convertir el edificio en un centro comercial. Sin embargo, ninguna empresa ha fijado sus ojos todavía en la antigua comisaría. De momento, el Ayuntamiento no hace más que allanar el terreno para conseguir este objetivo. «Sólo nos mueve la creación de empleo», subrayó Vílchez, quien señaló que una iniciativa empresarial en este enclave podría generar en torno a 150 puestos de trabajo. «Muchos de esos 80.000 parados con los que cuenta Sevilla podrían trabajar aquí», insistió, al tiempo que recordó que el edificio se venderá «en concurso público, no como Mercasevilla y sin cositas por debajo».

En este punto subrayó la necesidad de «atraer inversores de fuera porque la caja está vacía». Tampoco pasó por alto Vílchez las «trabas» de la Junta a este proyecto y al del aparcamiento. El delegado municipal de Urbanismo sospechó del hecho de que ningún grupo de la oposición haya hecho alegaciones. «¿Será porque la Junta va a decir nuevamente que no?», se preguntó. Igualmente, se mostró sorprendido porque en otros proyectos urbanísticos iniciados en el mandato anterior –como la Torre Pelli, el Metrocentro o el Metropol Parasol– no hubo informes en contra.

Por su parte, el portavoz municipal del PSOE, Juan Espadas, cargó las tintas contra el proyecto de parking en la Alameda, que tachó de «ilegal». «¿Se han parado a pensar la afección que tendrá al patrimonio histórico?», se preguntó, no sin antes advertir que la iniciativa contará con el rechazo del Consejo Consultivo de Andalucía. En cuanto al edificio de la Gavidia, apoyó la idea de que el dinero de la venta vaya destinado a un plan de empleo.

Mucho más duro en sus críticas fue el portavoz municipal de IU, Antonio Rodrigo Torrijos, quien acusó al Gobierno local de llevar a cabo un «urbanismo especulativo» al considerar el suelo como «un factor de negocio». «Se recalifica la Alameda para que los consumidores aparquen y lleguen con facilidad al centro comercial de la Gavidia», subrayó.

Una sociedad para gestionar el nuevo Fibes

La iniciativa fue aprobada en el Pleno de ayer por los tres partidos con representación municipal. El nuevo palacio de congresos y exposiciones (Fibes) tendrá una sociedad encargada de la gestión del recinto. El delegado de Economía, Gregorio Serrano, reconoció que este complejo «es un motor económico clave y fundamental para la ciudad», por lo que «es necesario que sea gestionado exclusiva por el Ayuntamiento». Serrano mostró su respeto a la decisión de la Diputación de abandonar el consorcio del recinto y abogó por estudiar «las condiciones sociales, económicas y jurídicas» de la nueva sociedad.