Actualidad

La Junta replica a Vox que la devolución de menores inmigrantes requiere «garantías»

Los de Abascal azuzan el «miedo» a los Menas y Ruiz dice que atenderlos es un «deber legal y moral»

Los de Abascal azuzan el «miedo» a los Menas y Ruiz dice que atenderlos es un «deber legal y moral»

Publicidad

La consejera de Igualdad y Políticas Sociales, Rocío Ruiz, acaba de llegar del viaje oficial a Marruecos realizado por una delegación de la Junta encabezada por el presidente, donde la repatriación de los menores extranjeros no acompañados (Menas) ha estado sobre la mesa. Según el presidente, la Junta y Marruecos «querrían» que las devoluciones de estos menores fueran más rápidas pero la ley es «garantista» y las ONG «no ven con buenas ojos» ese retorno. Efectivamente, es una de las preocupaciones que manifestaron ayer los responsables de Unicef y del Foro Profesional para la Infancia, que comparecieron justo antes que la consejera en la recién creada Comisión parlamentaria de políticas para la protección de la infancia. Posteriormente, Ruiz tuvo que responder a una pregunta ya recurrente de Vox al respecto y aseguró que una vez que pisan territorio andaluz, la atención de los Menas es «un deber legal y moral» y que retornarlos con sus familias exige las mismas «garantías» que cualquier menor tutelado por la Junta, es decir, asegurarse que en ese entorno van a contar con medios adecuados para su subsistencia y sus derechos estarán protegidos.

El portavoz parlamentario de Vox, Alejandro Hernández, denunció la «desidia» y falta de «voluntad política» para la devolución de los Menas y apeló a que la ley establece que la «prioridad» reagruparlos con sus familia. De paso, criticó la «demagogia» que presenta a este colectivo como «bebés o niños pequeños» cuando el 90% son «varones de 16 o 17 años que por su cultura y las vivencias que han pasado no están en condiciones para integrarse». Cuando la consejera apeló a la «solidaridad» y la «concienciación social» ante los «prejuicios» que genera la instalación de centros para estos menores –como la de los vecinos del barrio sevillano de la Macarena–, Hernández llegó a decir que «no culpemos a la sociedad de que tengan miedo a cosas de las que es normal tener miedo». Sus palabras soliviantaron a diputados de otros grupos en la comisión a los que el portavoz de Vox replicó defendiendo que «hay estadísticas, hay que ser conscientes de esa realidad que no es tan idílica».

Según su diagnóstico, la mayoría de los Menas tienen edades con las que «en sus países son considerados adultos y ellos mismos se ven así, rechazan la tutela, la vigilancia y las normas de convivencia en un centro, lo que da lugar a episodios de violencia y fugas». La consejera se limitó a señalar que «en sus países los consideren o no menores eso no nos incumple, aquí son menores» y «es nuestra responsabilidad y los vamos a cuidar».

No obstante, como ya hizo el presidente en Marruecos, pidió a la UE que «mire al sur» porque «tiene que mojarse, no porque estemos en la frontera sur debemos cargar con una carga que es insostenible».

Publicidad

El año pasado llegaron a Andalucía 7.807 menores extranjeros no acompañados, el doble que en 2017 y en los primeros cuatro meses de este año 1.257 (un 60% más que en el mismo periodo del año pasado). La Junta ha habilitado 1.200 plazas mas en centros y prevé ampliar más, ya que vaticinan un incremento en los próximos meses. En cuanto a su retorno, la consejera insistió en que «no es tan fácil» localizar a las familias pues «hay países como Senegal que no colaboran» y que llegue «toda la documentación» necesaria para cumplir las mismas garantías que con cualquier niño.