Andalucía

La Junta sigue sin liquidar tres entes «fantasma» más de un año después

Forman parte del grupo que el PSOE se comprometió con Cs a eliminar en 2016. Ciudadanos preguntará por «cómo va el proceso» de supresión «al detalle»

Forman parte del grupo que el PSOE se comprometió con Cs a eliminar en 2016

Publicidad

Ciudadanos preguntará por «cómo va el proceso» de supresión «al detalle»

Hay gestos de audacia que pierden su novedad estirados en el tiempo. Una de las medidas que PSOE y Ciudadanos (Cs) firmaron para que el segundo permitiera la investidura como presidenta de la Junta de la socialista Susana Díaz, pasaba por el adelgazamiento del sector público andaluz. A raíz de ello, desde Cs se dijo en voz alta en octubre de 2016 que se iban a suprimir en el Presupuesto del Gobierno autonómico aún en vigor una serie de entes pertenecientes al magma de fundaciones, sociedades mercantiles o consorcios que gravitan alrededor del Ejecutivo regional de los que además, según aseguraron desde la formación naranja que lidera en la comunidad Juan Marín, se encontraban en una suerte de «agujero negro». Al margen de la oficialidad, la mayoría de ellas carecía de actividad conocida y sus gastos se limitaban al capítulo de personal, esto es, a pagar las nóminas de quienes estaban adscritos a las mismas. Algunas ni aparecían recogidas en las cuentas del ejercicio 2016.

A las puertas de 2018, tres de esas entidades aún no han desaparecido del mapa de satélites instrumentales de la Junta. Se trata de Promonevada SA, Aparthotel Trevenque SA y Fundación Rey Fahd Bin Abdulazi.

Publicidad

De acuerdo a la información que se proporcionó hace más de un año, la liquidación de las dos primeras se había iniciado ya en 2016 y la supresión de la tercera estaba prevista para este ejercicio que se acaba. Sin embargo, la Ley del Presupuesto de la Comunidad Autónoma de Andalucía para el año 2018 las menciona de nuevo e hilvana a ellas un presupuesto de explotación –éste suele referirse a la mejor previsión que se puede realizar de sus planes o actividades a corto plazo– que suma un global de casi dos millones, con precisión de 1.953.870 euros. Aunque en la norma se refleja que son entes en proceso de disolución, se cosen a Promonevada una cuantía de 1.745.200 euros, a Aparthotel Trevenque de 142.600 y a la Fundación Rey Fahd Bin Abdulazi de 66.070 euros.

Preguntadas por este sacar lento de la lista de entidades «fantasma», fuentes de Ciudadanos subrayaron que ninguna de las tres entidades recibirá el próximo ejercicio «transferencia o subvención de la Junta de Andalucía» ya que «en esos apartados, en el Presupuesto 2018 están a 0». Sí admitieron en cambio que junto a ellas aparecen en las cuentas cifras ligadas a su actividad, en relación a las cuales apuntaron que, «aunque estén en liquidación, tienen cierto movimiento, de ahí que pueden generar ingresos y tener gastos». «Pero todos estos ingresos y gastos son propios, no van al Presupuesto» del Ejecutivo autonómico, insistieron. Con todo, las mismas fuentes adelantaron a LA RAZÓN que Cs preguntará «por cómo va su proceso de liquidación con detalle».

Publicidad

Una tozuda «Administración paralela»

Al margen de esa triada, de acuerdo al desglose de entes públicos facilitado en la ley del presupuesto del fronterizo año, se elevan a 27 las fundaciones y los consorcios existentes aún en el sector autonómico, que se suman a la docena de los incluidos bajo la etiqueta de «agencias administrativas» y a las tres clasificadas como de «régimen especial» –la Agencia Tributaria de Andalucía, el Servicio Andaluz de Empleo (SAE) y la Agencia de Gestión Agraria y Pesquera de Andalucía (Agapa)–. Y hay más. En las cuentas para el próximo ejercicio se incluyen 21 agencias públicas empresariales y 22 sociedades mercantiles en las que la Junta tiene una participación mayoritaria. En conjunto, y teniendo en cuenta las entidades aún no eliminadas, de la estructura central del Gobierno andaluz cuelgan con tozudez 88 de esas fundaciones, consorcios, agencias y sociedades de distinto tipo. La mayoría de ellas pertenecen a lo que los sindicatos y la oposición han bautizado como «Administración paralela», cuyo peso en las cuentas públicas se mantiene. De hecho, la Junta ha consignado 3.057 millones de euros para los entes instrumentales en los presupuestos para 2018, lo que supone un 3,4 por ciento más que la dotación que tenían de cara al presente ejercicio que se escurre.