Actualidad

La Maestranza entrega los premios taurinos y universitarios

La Real Maestranza vivió ayer su día grande con la entrega de los premios universitarios a los mejores expedientes académicos de la Universidad de Sevilla y los trofeos taurinos de la pasada Feria de Abril. Este acto fue el primero que presidió como teniente de hermano mayor Santiago León Domecq, quien recogió el testigo de Javier Benjumea. Entre otras autoridades asistieron el consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano; el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz; el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo; el rector de la Universidad de Sevilla, Miguel Ángel Castro; y el delegado provincial de Cultura, José Manuel Girela.

Ferrera arrasó en la última feria a pesar de cortar una única oreja al toro «Platino» de Victorino Martín. El jurado de la Maestranza le otorgó el premio al triunfador, a la mejor faena –en la corrida del Pilar– y al mejor torero de capa, también en esta corrida. Así que tuvo que subir en tres ocasiones a recoger trofeos. Otros premiados fueron José María Manzanares, a la mejor estocada; Javier Ambel por su labor en la brega de capa; Fernando Sánchez, mejor subalterno en banderillas; Manuel Jesús Ruiz Román como mejor picador; Victorino Martín, mejor corrida; y la ganadería de Victoriano del Río por lidiar el toro más destacado del serial: «Derramado».

Santiago León Domecq destacó el «la capacidad de sacrificio y la contribución a la excelencia» que suponen los trofeos tanto en el ámbito académico como taurino. Asimismo, tuvo un recuerdo para Victorino Martín, el histórico ganadero fallecido, y para la ganadería de Miura por cumplir 175 años de historia en la misma familia. Antonio Miura recogió un diploma conmemorativo.

Por su parte, el rector de la Universidad de Sevilla se refirió a los premiados como «referencia para la sociedad y esperanza para el futuro». En vísperas de los paros feministas que tendrán lugar mañana destacó que entre los mejores expedientes figuran 17 mujeres y 8 hombres. Y no es una novedad porque así se viene produciendo en los últimos años. Castro se definió como «aficionado sin ambages a la tauromaquia».