Las crisis de Santana y Alestis dejan en Soprea un impacto de 68 millones

La Junta da por perdido un crédito de 39 millones a la empresa de automoción jienense

Trabajadores de Santana, en una concentración para abordar la viabilidad de la empresa
Trabajadores de Santana, en una concentración para abordar la viabilidad de la empresa

La inyección económica de la Junta para ayudar al tejido empresarial andaluz supone en algunos casos un importante quebranto para las arcas de la comunidad. Sólo los casos de la firma pública de automoción Santana y la aeronáutica Alestis dejan en la Sociedad para la Promoción y Reconversión Económica de Andalucía (Soprea) un «agujero» de casi 70 millones de euros. Así lo pone de relieve la última memoria de la entidad, de la que es administrador único la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA), dependiente a su vez de la Consejería de Economía, Empleo e Innovación.

Los dos casos son distintos. Soprea concedió en 2001 un préstamo participativo a Santana Motor S. A. por importe de 39.065.785 euros, dispuesto en su totalidad a finales de 2007. Entre las condiciones del contrato contenía que la cuantía total de las aportaciones sería reintegrada en un periodo de diez años, siempre que Santana consiguiera resultados positivos antes de impuestos. Sin embargo, a finales de abril de 2011, Santana Motor S. A. y las sociedades del grupo Santana Motor S. A., Santana Motor Andalucía S.L. y Fabricados para la Automoción del Sur S. A. U. decidieron su liquidación. «Como consecuencia de esta situación, el administrador único mantiene íntegramente deteriorado el crédito concedido a Grupo Santana», recoge la memoria de este ente mercantil de la Consejería de Innovación.

Soprea tiene asimismo un «fondo de maniobra negativo, al superar los pasivos corrientes al activo circulante», de más de 29 millones de euros a 31 de diciembre de 2011, que no espera liquidar a corto plazo. Esta deuda se deriva de las transferencias recibidas de la matriz IDEA para ayudar al grupo Alestis, fundamentalmente de las actuaciones concretadas en 2009 y 2010.

Ante la imposibilidad de cobrar en 2011 otro préstamo de 5.260.977 euros concedido en septiembre de 2010 a Alestis Aerospace S. L. y unos intereses líquidos de 193.183 euros, Soprea aprobó convertir este montante (5.454.160) en un aumento de participaciones en Alestis, aunque a 31 de julio de 2012 aún no se había formalizado la operación.

Pese a la importante ayuda económica por parte de la Junta, el grupo aeronáutico acabó acogiéndose a un concurso voluntario de acreedores. Y el pasado mes de noviembre presentó un ERE que afectaba a más de 300 trabajadores de los centros industriales de Puerto Real, El Puerto y Sevilla. Después de una contundente respuesta en la calle de la plantilla de Alestis –más de 300 empleados fueron recolocados tras el cierre de Delphi y han vuelto a verse inmersos en otro proceso de disolución–, Airbus ha propiciado a principios de este año que el proyecto remonte aparentemente el vuelo. El gigante aeronáutico europeo pasará a controlar Alestis, con el 56,5 por ciento. Airbus va a pagar 21 millones de euros por las participaciones que tenía en la compañía el grupo vasco Alcor y Caixabank. Antes de la reestructuración del accionariado, la Junta, a través de IDEA, era la segunda accionista, con un 19 por ciento. En las turbulencias de vuelo de Alestis ha influido de manera decisiva la falta de financiación, que ha trabado un ambicioso plan de negocio de 200 millones de euros, pero también la más que cuestionable gestión del máximo accionista, el grupo Alcor, y concretamente del dueño vasco Gaizka Grajales.

La agencia IDEA vehicula las ayudas a empresas a través de dos instrumentos principales participacipados en su totalidad: la Sociedad para la Promoción y Reconversión económica de Andalucía S.A. (Soprea) y la sociedad de capital riesgo Invercaria. Esta última se encuentra actualmente inmersa en un polémico proceso judicial al pedir Anticorrupción que el juzgado que lleva el caso impute a cinco personas, entre ellas a un ex presidente de la entidad por un delito de malversación de caudales públicos.

Soprea se ocupa del apoyo a empresas a través de la gestión de los fondos europeos Jeremie y de otros fondos que en total superan los cien millones de euros anuales, como el Fondo de Apoyo al Desarrollo Empresarial, el Fondo para el Impulso de las Energías Renovables o el Fondo de Espacios Productivos.