Las mismas carencias con poca o nula respuesta

Tárrago lamenta que la evidente falta de recursos de la Justicia no sea atendida, pese a reflejarse una y otra vez en las memorias anuales

Tárrago lamenta que la evidente falta de recursos de la Justicia no sea atendida, pese a reflejarse una y otra vez en las memorias anuales

La falta de recursos físicos y humanos mantiene la Justicia en una situación de colapso permanente. La fiscal superior de Andalucía, Ana Tárrago, lamentó ayer que año tras año las reivindicaciones, plasmadas por escrito en las memorias anuales, caigan en saco roto. «Siempre se reflejan las mismas carencias, lo importante es que se atiendan», aseguró tras comparecer en la comisión parlamentaria de Justicia por primera vez tras seis meses en el cargo. Tárrago hizo entrega de la Memoria Anual de la Fiscalía Superior del año 2016 al presidente del Parlamento, Juan Pablo Durán, cuyos datos estadísticos presentan «poca variación» respecto a otros años, ya que «las quejas y los éxitos casi se repiten», y «de forma repetitiva, es la pena, siempre se muestran las mismas carencias, y que es importante que se atiendan».

«Es una pena que se pongan siempre los mismos datos y la misma falta de recursos, y es bueno que tomen medidas que nos ayuden un poco», reiteró Tárrago, que hizo hincapié en que las plantillas de funcionarios «no han aumentado, son las mismas».

Precisamente por la falta de personal, incidió en que «cuando más dotadas estén las plantillas de fiscales y funcionarios, mejor haremos nuestro trabajo», señalando que se trata de una reivindicación «que se hace todos los años».

Tárrago también instó a la puesta activación de la nueva Oficina Fiscal: «Es necesaria su puesta en marcha en todas partes», después de que se haya instaurado como experiencia piloto en las fiscalías de Sevilla y de Dos Hermanas. «Queda muchísimo por hacer, estamos en los principios», dijo, partidaria de que «avancen las experiencias piloto y se pueda establecer en todas las fiscalías de la región andaluza, ha puesto de manifiesto la fiscal». Aun así, indicó que «no va a resolver los problemas, pero ayudará mucho a su funcionamiento».

La violencia de género sigue ocupando, por desgracia, mucho espacio en la citada memoria. «Se ha alcanzado un pacto de estado, por desgracia contamos con los mismos datos en cuanto a muertes y denuncias», comentó. Adoptar medidas preventivas y de formación sigue siendo fundamental. «Es una lacra social que nos preocupa como a toda la ciudadanía de una forma especial, y todas las secciones de violencia sobre la mujer de las fiscalías están trabajando y dando lo mejor de ellas para cooperar en lo que sea necesario», subrayó Tárrago, indicando que «se está trabajando, pero en algo se falla, evidentemente».

La fiscal superior también aseguró que ante la situación de los inmigrantes acogidos en la futura cárcel de Archidona, enMálaga, hay la «garantía» de cinco jueces de que «se están protegiendo los derechos de las personas».

«Lo importante no es el habitáculo sino las condiciones» de éste, y frente a las denuncias de partidos políticos y del sindicato de funcionarios de prisiones Acaip por el internamiento en este centro de 500 inmigrantes irregulares llegados a Murcia, ha recordado que «todavía no es una cárcel», ya que aún no ha abierto como tal.

Por ello, defendió que existe normativa estatal y europea que avala que «ante situaciones excepcionales se pueden permitir decisiones excepcionales».

Ha insistido en su “respeto” al trabajo de cinco jueces de instrucción de Cartagena “con el aval del Tribunal Superior de Justicia de Murcia” de que se están protegiendo los derechos de los inmigrantes.