Europa

Linares, cuatro años con el motor parado

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Hoy se cumplen cuatro años del cierre de Santana Motor tras la aprobación del Plan Linares Futuro como alternativa de empleo, una actuación cuyo cumplimiento siguen reivindicando los extrabajadores de la factoría automovilística de la localidad jiennense.

Ese 17 de febrero de 2011, los consejeros andaluces de Economía, Innovación y Ciencia, Antonio Ávila; Empleo, Manuel Recio, y Hacienda y Administración Pública, Carmen Martínez Aguayo, junto a los secretarios generales de UGT-A, Manuel Pastrana, y CCOO-A, Francisco Carbonero, presentaban en Linares el acuerdo marco "Linares Futuro"consensuado tres días antes entre sindicatos y Junta de Andalucía y ratificado por el 82,96 por ciento de los trabajadores de Santana.

Santana Motor, el único fabricante de coches con capital netamente español, desaparecía tras 55 años de historia y con ella parte de su parque de proveedores, para, según anunciaron entonces, dejar paso a nuevos proyectos, entre ellos cinco empresas relacionadas con las nuevas tecnologías y las energías renovables.

El entonces consejero de Economía, Antonio Ávila, explicaba ante los medios de comunicación que el plan de futuro generaría entre febrero y julio de 2011 más de cien puestos de trabajo y permitiría el mantenimiento de otros doscientos.

Se preveía que en abril entrase en funcionamiento un Contac Center (centro de llamadas) perteneciente al Grupo Bertelsmann, el mayor grupo de comunicación de Europa, así como un Centro Tecnológico para proyectos ITIL (Tecnologías de Seguridad y Comunicación) que iban a implantar conjuntamente las empresas Telvent y Atos Origin.

Asimismo, se esperaba que comenzase su actividad un Centro de Creación de Sofware Factory que implantaría la empresa extremeña OGESA a través del Grupo Aluego, para desarrollar una suite de software en el ámbito de las grandes y medianas empresas.

Sin embargo, cuatro años después ninguna de esas empresas ha comenzado a funcionar, aunque el pasado 13 de enero se anunció la licitación, por importe de 1,43 millones de euros, de las obras de adecuación del edificio que albergará el Centro de Innovación y Tecnología para la Protección de Infraestructuras Críticas (Citpic), situado en las antiguas oficinas centrales de la automovilística.

Por otro lado, la juez Mercedes Alaya investiga si la Junta incurrió en delito al alterar un convenio para convertir un crédito de 36,1 millones a Santana Motor en una ayuda a fondo perdido.

El Parque de Proveedores de Santana contaba en el momento de su cierre con 1.341 trabajadores, de los que 872 se podían acoger al Plan de Acción Social (PAS), por el que podrían prejubilarse los mayores de 50 años, 792 trabajadores, y se recolocarían los menores de 50 años en empresas de la zona con contratos indefinidos.

El resto de trabajadores no vinculados al PAS pero pertenecientes al Parque de Proveedores recibirían una formación específica hasta como máximo el 1 de diciembre de 2012, con una ayuda de 1,5 veces el salario mínimo.

En septiembre de 2014 la Federación de Metal, Construcción y afines de UGT-Andalucía presentó ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) una demanda contra la Junta por incumplir su compromiso de recolocar a unos 87 trabajadores de Santana.