Los solares de la deuda histórica se venden tres años después

La Razón
La RazónLa Razón

«Hoy saldamos una vieja aspiración de 30 años y me siento especialmente satisfecho», aseveró el ex presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en marzo de 2010 tras firmar con la Junta la liquidación definitiva de la Disposición Adicional Segunda del Estatuto de Autonomía, la denominada deuda histórica. El débito se saldó finalmente, ya con José Antonio Griñán como presidente autonómico, con el traspaso de solares, inmuebles, la cesión de la empresa Agesa y dos millones de euros de dinero en efectivo. En total, 784,2 millones. Más de tres años después, a aquellos solares no se les ha dado utilidad alguna.

Cabe recordar que las parcelas estaban repartidos en el mapa andaluz. En Almería se traspasaron una decena: ocho en una zona englobada bajo el rótulo el «Toyo I», que suponen una extensión de 128.104 metros cuadrados; otro en el «Toyo II» y uno último ubicado en la plaza de Carabineros de la capital.

En el listado de terrenos, a la provincia de Cádiz le correspondieron tres: dos en la capital, que suman más de 8.700 metros cuadrados; y el último en el municipio de San Fernando, de apenas 675. Cuatro están localizados en distintos puntos de Granada, entre ellos el área del antiguo cuartel de los Mondragones; tres en Sevilla, de 501.129 metros cuadrados: y en Málaga se cedió el edificio de Correos. En definitiva, 21 solares con una superficie de más de 3.800.000 metros cuadrados, y un inmueble.

Preguntado ayer por el uso que se le ha dado a esos terrenos, el portavoz del Gobierno regional, Miguel Ángel Vázquez, recordó que se recibieron en 2010 «como una parte del pago de los millones que nos correspondían por derecho, que estaban en nuestro primer Estatuto de Autonomía –el texto de 1981–». Y avanzó: «En 2011, esos solares, que pertenecen al patrimonio de la Junta de Andalucía, pasaron para su gestión y su adecuación y colocación en el mercado a la Empresa Pública del Suelo de Andalucía (EPSA), que ahí es donde se encuentran ahora», mantuvo.

Según el portavoz, es esa entidad pública la encargada de «su preparación» y la que tiene como objetivo fijado, venderlos.

Un propósito que, según admitió Vázquez, el Ejecutivo regional no ha logrado. «La situación del mercado inmobiliario ahora es muy complicada y hay una enorme dificultad para poner a la venta ese suelo», reconoció. Y remató: «La Junta lo ha intentado, pero lógicamente las condiciones no son las mejores en estos momentos». Se da la circunstancia de que EPSA depende de la Consejería de Fomento que dirige la izquierdista Elena Cortés. O sea, IU tiene ahora el encargo de «colocar» unas parcelas, que rechazó en 2010 como cobro de la deuda histórica.