«Más de lo mismo» para reavivar la construcción con la reforma de pisos

La RazónLa Razón

«Más de lo mismo», según la oposición y, también, según la hemeroteca. La Junta de Andalucía anunció ayer que realizará intervenciones de rehabilitación y eficiencia energética en 94.700 viviendas hasta 2020, 59.000 de ellas (31.000 públicas y 28.000 privadas) en el programa de actuaciones en edificios, 31.500 en el de inmuebles unifamiliares y 4.200 en el de infraviviendas. Una reedición de un plan antiguo más el «Construcción Sostenible» presentado la semana pasada por la presidenta Susana Díaz –y que se aprobará el 18 de marzo, según el consejero Sánchez Maldonado– suponen la gran apuesta de la Junta (1.200 millones) para rehabilitar el sector en el que se ha basado la economía en las últimas décadas.

En junio de 2008, el entonces consejero de Vivienda y Ordenación del Territorio Juan Espadas presentó el «Plan Concertado de Vivienda y Suelo», que preveía la construcción de 132.000 pisos protegidos y la rehabilitación de 135.378 viviendas. En mayo de 2009, el propio Espadas suscribió un convenio con la ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, para desarrollar y financiar el Plan Estatal de Rehabilitación 2009-2012 en Andalucía. El proyecto contemplaba, junto al acceso a la vivienda en régimen de propiedad o alquiler, la rehabilitación del parque residencial existente, con 135.000 intervenciones y el fomento de la disponibilidad de suelo urbanizado. El plan contemplaba subvenciones de hasta el 40% del presupuesto de las reformas en estos inmuebles, con un límite de 4.800 euros.

Según anunció la consejera Elena Cortés en el Foro de Debate sobre el Plan Marco de Vivienda y Rehabilitación que inauguró ayer junto al vicepresidente Valderas, el nuevo Plan de Vivienda, cuya aprobación en Consejo de Gobierno está prevista para junio, contempla también 21 intervenciones de rehabilitación urbana sostenible, 70 de rehabilitación del espacio público y 26 de rehabilitación de edificios patrimonio de la Junta. La inversión anunciada supera los 1.000 millones hasta 2020, de los que 775 procederán de fondos europeos del marco 2014-2020, complementados por programas de vivienda autonómicos (hay casi 140 millones en los Presupuestos de 2014) y fondos ligados al plan estatal de vivienda. La aportación privada será del 30-40% del total. «El cambio de modelo hacia la construcción sostenible es una decisión estratégica firme y sin marcha atrás», resaltó Cortés. Valderas destacó el esfuerzo de la Junta por pasar de «la especulación», aunque «no ha sido fácil abrir ese discurso». «Con la misma inversión, la rehabilitación genera tres veces más empleo que la construcción de nueva planta y además un empleo más estable y ligado a la actividad productiva, a la pequeña y mediana empresa y con más protagonismo de las mujeres», según la consejera.

Por su parte, el consejero de Economía, José Sánchez Maldonado, en una comparecencia a petición del Grupo Popular, anunció en el Parlamento que el 18 de marzo se aprobará el decreto ley para el fomento de la construcción sostenible, dotado con 200 millones. La diputada popular Alicia Martínez recordó que hace dos años ya se creó una Mesa de la Construcción.

Maldonado especificó que el plan dará prioridad a actuaciones en materia de eficiencia energética de las construcciones en Andalucía, aumentando la tasa de autosuficiencia energética y reduciendo el impacto ambiental. «Siguen prometiendo planes a pares, estamos en más de lo mismo», criticó Alicia Martínez, que acusó al Gobierno autonómico de haber «hundido» al sector de la construcción con la desaparición de 350.000 empleos directos.

La diputada popular denunció que se ha producido «un 97% de recorte» para la rehabilitación y que «no se puede confiar en un Gobierno que ha fomentado la improvisación e inseguridad jurídica» y «ha ignorado» durante años al sector.