Actualidad

Podemos quiere bajar sueldos de diputados y recortar gastos

La secretaria general de la formación avisa de que en enero los diputados volverán a cobrar dietas pese a que el Parlamento no está funcionando

La secretaria general de la formación avisa de que en enero los diputados volverán a cobrar dietas pese a que el Parlamento no está funcionando

El grupo parlamentario de Podemos Andalucía está trabajando en una propuesta de modificación del presupuesto del Parlamento andaluz en la que plantean la necesidad de bajar los sueldos de los diputados, terminar con las indemnizaciones y establecer unas dietas y kilometraje «que se correspondan con la actividad parlamentaria realmente hecha».

En una entrevista con Europa Press, la secretaria general y portavoz parlamentaria de Podemos, Teresa Rodríguez, explicó que presentarán esta propuesta en el próximo periodo de sesiones y que, aunque la suya es una propuesta de «máximos», buscarán el consenso con el resto de grupos para encontrar puntos en común al respecto.

El objetivo principal de Podemos es «reducir los sobresueldos, las indemnizaciones o las dietas, que dependen del kilometraje, que se pagan se viaje o no se viaje, y que están libres de impuestos». Y es que, como apuntó, lo que no puede ser es que «volvamos a cobrar las dietas de enero, como ya ocurrió en agosto, en un mes inhábil en la Cámara». Rodríguez devolvió en agosto las cantidades percibidas.

Podemos aboga por «recortar privilegios» a los cargos electos y dedicarlos a otras partes del presupuesto del Parlamento donde «es más necesario» porque lo que no puede ser, a su juicio, es que, por ejemplo, «el edificio esté dañado y se dé prioridad a financiar a los grupos políticos a través del Parlamento en lugar de cuidar mínimamente la institución».

También entiende que los fondos podrían reestructurarse para recuperar ayudas y subvenciones para destinarlas a iniciativas sociales o para proyectos de cooperación al desarrollo; así como atender las necesidades del personal del Parlamento.

Para Podemos, «hay que acabar con la disfunción que ha sufrido la actividad parlamentaria porque el Gobierno ha ido asumiendo el protagonismo en San Telmo y abrir las puertas del Parlamento para que deje de ser un lugar desierto».

Rodríguez explicó que proponen que se tenga en cuenta la circunstancia de cada diputado pero que «las dietas sean dietas, que se cubra el kilometraje y que el alojamiento tengan un tope», de manera que se cobren en función de las reuniones o plenos que tengan que mantener en el Parlamento. También defiende que las indemnizaciones que no tributan deben desaparecer.

Respecto a las iniciativas legislativas, Teresa Rodríguez indicó que su grupo centrará sus esfuerzos en el próximo curso en que las propuestas que ya han registrado en el Parlamento andaluz puedan ser aprobadas con las aportaciones de los demás partidos.

Explicó en este sentido que las seis leyes que ya ha propuesto Podemos han cubierto la necesidad de ahondar en la transparencia, luchar contra la corrupción, trabajar contra la emergencia social, habitacional o contra la pobreza energética. Podemos se convirtió en el tercer grupo de la Cámara tras las pasadas elecciones autonómicas de marzo al obtener 15 diputados.

Un sueldo base de 3.020 euros y otras asignaciones

El sueldo base de los 109 diputados de la Cámara autonómica es de 3.020,29 euros. Además, tienen una serie de complementos en función del cargo e indemnizaciones por gastos. El presidente de la Cámara cuenta con una dotación adicional de algo más de 1.500 euros. Los vicepresidentes y portavoces de los grupos parlamentarios, 1.234,28, según el régimen retributivo de 2015. Los secretarios de la Mesa y portavoces adjuntos de los grupos ingresan 928,08 euros. El complemento más bajo es el de secretario de las comisiones, con 175,85 euros mensuales. Por otra parte, los miembros de la Mesa y portavoces de los grupos tienen una asignación fija de 500 euros mensuales por gastos. El resto, en función de la distancia entre su residencia habitual y la Cámara. Las cantidades oscilan entre los 200 euros (de 0 a 100 kilómetros) a 410 euros, en el caso de que la residencia del parlamentario se encuentre a más de 300 kilómetros de la sede de la Cámara.