Sevilla invierte un millón de euros en puertas «antiokupas»

Emvisesa amplía el blindaje de locales y viviendas del parque público

Promoción de viviendas de Emvisesa en Pino Montano
Promoción de viviendas de Emvisesa en Pino Montano

Sevilla fue el escenario involuntario del nacimiento de las corralas. Una de ellas, la conocida Corrala Utopía, motivó una grave crisis de gobierno en el Ejecutivo andaluz. En un escenario de precariedad marcado por los desahucios, los movimientos «okupas» han proliferado en los últimos tiempos. Por ello, el Ayuntamiento hispalense optó en 2015 por adoptar medidas de protección en su parque público de viviendas y en 2017 ha decidido ahora doblar su presupuesto «antiokupa» hasta rozar el millón de euros para los dos próximos años.

Emvisesa ha sacado a licitación un contrato para el suministro e instalación, en régimen de alquiler, de puertas y pantallas antivandálicas «para la protección contra el intrusismo de viviendas y locales» vacíos de esta empresa municipal ubicados en la ciudad. El importe neto del mismo asciende a 440.000 euros, que con una duración de dos años alcanza un valor estimado de 968.000 euros, cifra que duplica los 206.420 euros destinados a este fin en 2015, cuando había 27 viviendas ocupadas ilegalmente dentro del paquete de 2.440 que se ofrecieron en régimen de alquiler.

Se puede deducir, por tanto, que el número de locales y viviendas vacías ha aumentado en los dos últimos años, algo que choca con el compromiso del alcalde, Juan Espadas, de regularizar la situación del parque de viviendas público y dar facilidades a los sevillanos demandantes de vivienda, de forma que todos los inmuebles sean puestos a su disposición, un acuerdo incluido en el pacto de investidura con Participa Sevilla e Izquierda Unida.

«Antivandálicos»

En el contrato «antiokupa» en cuestión, la empresa adjudicataria deberá ejecutar las tareas de protección en los huecos de puertas, ventanas, terrazas o balcones, de forma simultánea al proceso de desmontaje con el vigente contratista, «con el objeto de que las viviendas no se vean desprotegidas». En las especificaciones técnicas se precisan las características a cumplir por las puertas, que incluirán cerradura antivandálica con al menos tres puntos de anclaje, la hoja de la puerta no sobresaldrá del marco para «evitar ataques por apalancamiento» y el bastidor incorporará elementos de presión contra el suelo para un mayor afianzamiento. Las pantallas de huecos de ventanas estarán construidas en chapa de acero perforada para permitir la «entrada de luz y ventilación, pero dificultarán su vulnerabilidad».