Sin estrategia «conjunta» para solicitar fondos a la UE

La Junta subraya la importancia de «una posición común» en el debate sobre la financiación ante Rajoy, sin plantearlo para Bruselas

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, con la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström

La Junta subraya la importancia de «una posición común» en el debate sobre la financiación ante Rajoy, sin plantearlo para Bruselas

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, lleva semanas solicitando «una posición común» de todos los agentes económicos y sociales y de los partidos con representación en el Parlamento, para exigir ante el Gobierno de Rajoy la urgente reforma del sistema de financiación. Esta posición de búsqueda del consenso como argumento de fuerza, por el contrario, es radicalmente opuesta a la estrategia de la Administración autonómica, y del partido que ostenta el poder ejecutivo en la comunidad, en lo que a las relaciones con la UE se refiere. Susana Díaz se encuentra desde ayer en Bruselas y el jefe de la oposición en el Parlamento, Juanma Moreno, también. Cada uno por su lado. IU –justo cuando su coordinador regional, Antonio Maíllo, pidió «seriedad» para normalizar estos viajes y evitar «un debate cateto sobre quién va más»– y
CC OO anunciaron que una delegación encabezada por sus máximos responsables de Jaén llevarán en diciembre al Parlamento europeo la situación que vive Linares. Ante los focos de la UE, la búsqueda del consenso queda solapada por los pie de foto con localización en la principal sede de la UE.

El viaje a Bruselas, durante las últimas semanas, se ha convertido en tema de controversia entre PSOE y PP. Por segundo año consecutivo, los líderes de ambos partidos en Andalucía coinciden –se contraprograman– en su visita a la UE. La presidenta de la Junta inició ayer la visita oficial de tres días con el objetivo de trasladar las reivindicaciones de Andalucía en materia de financiación e inversiones. Es la tercera visita de la presidenta a Bruselas y en esta ocasión coincide con la investigación abierta por la Comisión Europea, de la que informó LA RAZÓN este domingo, sobre los fondos concedidos a Andalucía.

La agenda de la presidenta arrancó con una reunión con la comisaria de Comercio de la Comisión Europea, Cecilia Malmström. Hoy tiene previstos encuentros con el comisario de Asuntos Económicos, Financieros, Fiscalidad y Aduanas, Pierre Moscovici; y el de Investigación, Ciencia e Innovación, Carlos Moedas. Mañana se reúne con el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani. En su última visita a Bruselas, Díaz planteó proyectos para su inclusión en el «Plan Juncker», como los corredores Algeciras-Bobadilla, en la Costa del Sol o las energías renovables. El anterior viaje de Díaz a Bruselas data de enero de 2014 y se reunió con José Manuel Durao Barroso, por entonces presidente de la Comisión Europea, reclamándole más competencias en la gestión de los fondos europeos en relación a la iniciativa comunitaria de empleo juvenil.

El 23 de junio –con la derrota en las primarias socialistas ante Pedro Sánchez candente– el comisario Moscovici devolvió la visita a Susana Díaz de la que ahora se cumple un año, como se comprometió. La presidenta reivindicó el esfuerzo de Andalucía ante la estabilidad presupuestaria y reclamó más inversiones. Moscovici valoró el nivel de ejecución de los fondos europeos en la región andaluza, cifrándolo en un 116%.

El líder del PP-A, Juanma Moreno, tras reunirse con el comisario de Acción por el Clima y Energía, el ex ministro Miguel Arias Cañete, anunció que llevará una iniciativa al Parlamento andaluz para reclamar a la Junta que se marque como objetivo prioritario potenciar el consumo de la energía renovable, aumentando, entre otros aspectos, el número de puntos de recarga para los coches eléctricos. «La comunidad tiene que ser líder y potenciar la transformación de este tipo de energía en el conjunto de Europa y de España», defendió. Moreno, que también se reunió con el vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Fomento del Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad, Jyrki Katainen, calificó sus encuentros como «claramente fructíferos». «Desgraciadamente, a veces hay muchas ayudas desde la Comisión Europea para generar empleo que no se conocen, siendo fundamental que vengamos a estas reuniones para después trasladarlas al conjunto de Andalucía», señaló Moreno. Por ejemplo, se refirió a los fondos europeos de inversiones estratégicas, dotados con 49.600 millones, y a los que solamente se han acogido tres proyectos en Andalucía. Para el PP-A, se trata de ayudas «infrautilizadas, que pueden utilizar las pymes y que muchos andaluces no conocen porque desde el Gobierno andaluz no se informa debidamente y no se le da toda la publicidad».

Sobre la coincidencia de fechas con la presidenta, Moreno señaló que «anuncié mi agenda hace 15 días y ella no, de ahí mi sorpresa por que coincidamos». El líder popular admitió que un viaje conjunto sería «la mejor imagen que podríamos dar a los andaluces y a las autoridades europeas, pero a pesar de mi ofrecimiento, eso nunca se acepta». Por su parte, el vicepresidente de la Junta, Manuel Jiménez Barrios, consideró «ridículo» que por segundo año consecutivo el líder de la oposición andaluza haga coincidir su viaje con el de la presidenta, calificándolo como una estrategia «inconsistente». El PSOE andaluz ironizó sobre si Moreno sigue a Susana Díaz «en modo fan» y le emplazó a viajar a Madrid a pedir al Gobierno de Rajoy «lo que corresponde a los andaluces».

Por parte de Podemos, su coordinadora general en Andalucía, Teresa Rodríguez, se mostró preocupada por el posible «fin de los fondos de cohesión» e instó a Susana Díaz a regresar con información precisa.