Susana Díaz no dejará la presidencia de la Junta aunque gane las primarias del PSOE

Los secretarios provinciales de los socialistas andaluces respaldan por «unanimidad» su candidatura

Díaz, a su llegada ayer a la sede del partido en Sevilla para reunirse con su Ejecutiva regional
Díaz, a su llegada ayer a la sede del partido en Sevilla para reunirse con su Ejecutiva regional

Susana Díaz reunió ayer al Comité Regional del PSOE andaluz para trasladarles oficialmente lo que ya se había encargado su entorno de transmitir hace semanas e incluso ella misma de forma velada en alguna intervención pública: no dejará la presidencia de la Junta de Andalucía aunque sea elegida secretaria general del PSOE

Susana Díaz reunió ayer al Comité Regional del PSOE andaluz para trasladarles oficialmente lo que ya se había encargado su entorno de transmitir hace semanas e incluso ella misma de forma velada en alguna intervención pública: no dejará la presidencia de la Junta de Andalucía aunque sea elegida secretaria general del PSOE en el proceso de primarias al que va a concurrir. La reunión, definida como una «deferencia» con sus compañeros de la dirección regional por parte del secretario de Organización, Juan Cornejo, fue también una nueva exhibición de fuerza en torno a su candidatura, que todos los secretarios provinciales del PSOE en Andalucía respaldaron por «unanimidad».

El anuncio público de su participación en el proceso de primarias del PSOE se producirá mañana en un acto multitudinario en Madrid. Díaz se limitó a señalar que se encuentra «muy contenta y feliz».

La presidenta andaluza no tiene problemas estatutarios para compaginar ambos cargos en el caso de que gane las primarias del PSOE, pero no le será fácil atender ambas responsabilidades. En Andalucía, los socialistas no gozan de mayoría absoluta y dependen del apoyo parlamentario que les brinda Ciudadanos, que hasta la fecha ha sido un socio leal. Pese a ello, y contemplando cualquier escenario posible, Cornejo ha mantenido en las últimas semanas contactos «informales» con la coordinadora regional de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, para posibilitar un acercamiento de las «izquierdas». La vía abierta, de momento, no ha tenido mucho éxito.

El PSOE andaluz no tiene un «plan B» definido. La sucesión de Susana Díaz sería doble: al frente de la Junta de Andalucía –o en unas elecciones– y en la secretaría general del PSOE andaluz. De momento, la reunión de ayer también sirvió para advertir de que el proceso congresual de los socialistas andaluces se llevaría a cabo tras el congreso federal. De esta forma, con Díaz en la secretaría general del PSOE se abordaría su sucesión en la comunidad de manera más tranquila. En el caso de que los militantes del PSOE se decidan por Pedro Sánchez o Patxi López, la presidenta de la Junta seguiría manteniendo el poder institucional y el poder orgánico en la comunidad.