Todos «preparados para cualquier escenario» que decida Griñán... o Alaya

El PP reclama un Pleno extraordinario sobre la estabilidad del bipartito

Mario Jiménez, vicesecretario general del PSOE-A

SEVILLa- El debate sucesorio está abierto. Susana Díaz sostenía antes de las primarias que se hablaría de lo mismo, hubiera anunciado Griñán su salida o no. Igual se hablaría también –o más– de los ERE. Cada formación permanece atenta a cualquier movimiento en el tablero. Le toca mover a Griñán, con permiso de la juez Alaya.

El vicesecretario general del PSOE-A, Mario Jiménez, señaló que «el presidente del Gobierno (andaluz) toma las decisiones y sólo habla él» de su posible salida. La rumorología apunta al último cuatrimestre. La causa de los ERE es uno de los imponderables con los que juegan los socialistas. «La única fuente es Griñán», subrayó. En cualquier caso, «estamos preparados para cualquier escenario». Sobre las críticas de un histórico como Felipe González al proceso de primarias, Jiménez habló de «respeto escrupuloso a las normas» del partido, suponiendo que «un secretario general (como fue González) no va a dejar de respetar las normas». Jiménez admitió la existencia de críticas «de medios y algunos militantes», aunque insistió en que se han cumplido «las normas» y el rechazo a estas reglas «define» a los críticos.

La consejera de Presidencia y candidata socialista, Susana Díaz, habló de un «profundo respeto y admiración» a Felipe González, con quien –dijo– es «lógico y normal» que no hayan coincidido por pertenecer a «dos generaciones distintas». De Griñán, explicó que «despacha diariamente» con él y ve «un presidente con pulso y con fuerza», lo que «siempre es una garantía». Siguiendo el argumentario establecido, remitió al presidente de la Junta para hablar del adelanto electoral. El secretario de Política Municipal de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE, Gaspar Zarrías, manifestó que «no hay razones para pensar en inestabilidad» en el Gobierno andaluz porque el pacto «funciona bien».

El coordinador general de IU, Antonio Maíllo, indicó que la coalición tiene un banquillo «formidable» en caso de adelanto. Maíllo recordó que «los problemas de los andaluces exigen soluciones» y el Gobierno «no puede estar paralizado por cuestiones de carácter interno del PSOE-A». «Algo falla cuando, en la situación en la que estamos, la prioridad del debate político es la elucubración sobre 'el me voy o no me voy' de nadie», criticó. Maíllo insistió en que el acuerdo de Gobierno «no es entre Valderas y Griñán», sino entre los partidos.

El secretario general del PP-A, José Luis Sanz, explicó que tienen «previstos todos los escenarios» posibles. «Va a ser costumbre que personas que no ganan elecciones lleguen a la Presidencia», señaló respecto a Susana Díaz, añadiendo que «lo que menos interesa» a la comunidad ahora es un adelanto electoral. «En pleno proceso ya casi de recuperación económica en España, unas elecciones en cualquier autonomía distorsionarían lo que sería esa llegada de la recuperación», explicó. Sanz incidió en que el PP no sólo «volverá a ganar» sino que «seguramente gobernará». José Luis Sanz solicitó a Díaz que «tire la pesada mochila de corrupción» que hereda y a Griñán, que termine ya con la «agonía» de no saber «quién gobierna». Los populares exigirán un Pleno extraordinario en el Parlamento sobre la estabilidad del Gobierno.