«Días de vinilo» invoca en Valladolid lazos entre música y arte contemporáneo

Detalle de los tres discos que se pueden observar en la exposición "Días de Vinilo. Una historia del Diseño Gráfico Música"
Detalle de los tres discos que se pueden observar en la exposición "Días de Vinilo. Una historia del Diseño Gráfico Música"

La alianza entre el arte contemporáneo y la música, con el nexo del diseño gráfico desplegado en las carátulas de los discos, es el argumento de "Días de vinilo", lema de la exposición inaugurada esta mañana en Valladolid dentro del Museo de Arte Contemporáneo Español Patio Herreriano.

Más de 1.500 carátulas de discos sencillos y LP (long play), fabricados en vinilo, acreditan desde 1940 hasta 2015 la "relación de intercambio"existente entre las artes visuales y la música, ha explicado el profesor Francisco Javier Panera (Universidad de Salamanca) durante la presentación de este recorrido.

Es la historia de los géneros y subgéneros musicales a través del diseño gráfico, cada uno de los cuales "se rige por un código iconográfico riguroso", en ocasiones con el concurso de artistas de prestigio como Andy Warhol, Damien Hirst, Robert Rauschenberg, Julian Opie y Richard Hamilton, ha puesto como ejemplo.

Portadas diseñadas por estos y otros autores de relieve, y la analogía existente entre movimientos artísticos y estilos musicales componen buena parte de esta exposición que ha coordinado el profesor Panera, y que en 2016 recalará en el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Santander y Cantabria (MAS).

La pintura informalista y la canción de autor, la abstracción geométrica y el jazz, la nueva figuración madrileña y la música de la movida, los nuevos comportamientos artísticos y el rock experimental, además del arte de los años ochenta y el punk y la nueva ola, son alianzas visibles a través del repertorio expuesto en "Días de vinilo", visitable hasta el 13 de septiembre en Valladolid.

Joan Miró y Tapiès prestaron su arte a los cantautores Raimon y María del Mar Bonet, mientras que Dalí y Saura ilustraron las portadas de algunos vinilos de Paco Ibáñez, al tiempo que Juan Genovés hizo lo propio con Adolfo Celdrán y Manolo Millares con Los Sabandeños, según se aprecia en esta recopilación documental.

Otro de los apartados revela el lado oscuro de la censura en la España de Franco, con una selección de originales cuyos diseños fueron prohibidos y retocados, según los casos.

Los hubo de todo tipo: portadas censuradas en España y permitidas en el extranjero y, en el sentido inverso, otras toleradas en nuestro país y amonestadas fuera, ha explicado Panera.

Todo comenzó alrededor de 1940, con el cambio de la pizarra o baquelita al vinilo, cuando sobrevino el deseo de ilustrar, con fines estéticos, informativos y promocionales, el nuevo envoltorio de los discos que sustituyó al papel de estraza marrón y verde anterior a la irrupción del vinilo, ha explicado el comisario.

El sello Columbia abrió este nuevo camino de la ilustración y aprovechó la tradición académica anglosajona de incluir, como asignatura opcional en los estudios de Bellas Artes, el mundo de la música.

Músicos enrolados en bandas como The Beatles, The Rolling Stones, The Who y REM, ha mencionado Panera, tuvieron entre sus integrantes estudiantes que pasaron por las facultades de Bellas Artes, donde coincidieron, conocieron e incluso trabajaron entre sí con prestigiosos artistas y diseñadores.

Son 75 años de arte y música hermanados en un mismo fin, una alianza que el moderno videoclip, en una primera etapa, y más tarde el canal Youtube, han relegado al coleccionismo y a su exhibición pública en museos de arte contemporáneo como ocurre ahora en Valladolid.