El Clínico de Valladolid desarrolla un innovador método contra la obesidad

El doctor Daniel de Luis asegura que no tiene consecuencias negativas y evita el efecto yoyó

Los doctores Daniel de Luis, Joan Carles Domingo e Ignacio Sajoux presentan los resultados de su investigación
Los doctores Daniel de Luis, Joan Carles Domingo e Ignacio Sajoux presentan los resultados de su investigación

El doctor Daniel de Luis asegura que no tiene consecuencias negativas y evita el efecto yoyó.

El Hospital Clínico de Valladolid, en colaboración con otros centros hospitalarios del país, ha desarrollado un nuevo método innovador para luchar contra la obesidad que no tiene consecuencias negativas, trabaja directamente con el foco de la enfermedad y evita la recuperación del peso perdido.

Durante los últimos años la obesidad no ha parado de crecer. A nivel mundial los casos se han doblado en los últimos 25 años y España ha pasado a formar parte de los países con mayor grado de obesidad en adultos tal y como señala el informe más reciente de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación.

Esto se debe a múltiples factores ambientales como el sedentarismo y el aumento calórico de los alimentos, furto de la evolución de la sociedad. Pero pese a los esfuerzos de concienciación para lograr unos hábitos de vida saludables, la obesidad sigue en aumento año tras año.

Sin embargo, y a pesar de la creencia popular, la obesidad no es solo un problema de peso. Es, sobre todo, una enfermedad inflamatoria crónica. Así, los kilos de más provocan un aumento de las células grasas que, a su vez, desencadenan la inflamación del tejido adiposo lo que genera diferentes enfermedades como la hipertensión o el colesterol alto.

Con este nuevo método, publicado en la prestigiosa revista médica «Endocrine», el paciente no sigue solamente una dieta proteinada normal, sino que ataca directamente a la lipoinflamación con ea incorporación de un compuesto, el DHA, de la familia de los conocidos Omega 3.

El ensayo clínico

Para comprobar la efectividad de este estudio, se llevó a cabo un esayo clínico comparativo, aleatorio durante seis meses a 29 pacientes obesos de la capital vallisoletana, mayoritariamente mujeres entre los 40 y los 50 años.

A los participantes se los dividió en dos grupos y a los dos se les sometió a una estricta dieta hipocalórica, de menos de 800 calorías diarias, manteniendo el equilibrio proteico. Mientras que al primer grupo se le dio un placebo, al segundo se le suministro un ácido graso Omega 3, el DHA.

En ambos casos los pacientes sufrieron una significativa pérdida de peso en torno a los 22 kilos. Sin embargo, en el grupo con tratamiento «se puso de manifiesto una importante mejora de los parámetros inflamatorios, con una reducción de los trigilicéridos y el colesterol», afirmó el doctor Daniel de Luis, responsable del proyecto en Valladolid.

Nuevos protocolos

Los pacientes tambié siguieron el llamado protocolo PnK, el único método en el mercado diseñado para combatir la inflamación de la grasa, responsable de la recuperación del peso, así como de la cronificación de la obesidad y el sobrepeso. Es decir, es el único que además de actuar desde fuera actúa a nivel celular para que el paciente pierda peso y no vuelva a recuperarlo, el denominado efecto yoyó, ya que resuelve la lipoinflamación.

Este nuevo proceso contra la enfermedad se desarrolla en dos momentos, la pérdida de peso y la reeducación de los hábitos de la persona tratada, por lo que, además de incidir en la dieta, promueve el ejercicio y un cambio en el estilo de vida.

En este sentido, el estudio, que también analizaba el estado inflamatorio de los pacientes antes de iniciar el tratamietno, mostraba un claro predominio de las moléculas proinflamatorias (con Omega 6) sobre las antiinflamatorias (con Omega 3). Durante el tratamiento con DHA se evidenció un claro aumento de las moléculas promotoras de la resolución de la lipoinflamación así como un efecto protector antiinflamatorio mayor al que presentaba al inicio del tratamiento.

Así, en palabras del jefe del Servicio de Endocrinología del Hospital Clínico de Valladolid, el doctor Daniel de Luis, «lo que hemos constatado es que existe un proceso inflamatorio crónico que puede perpetuar la obesidad y puede modificarse con el tratamiento adecuado».