El paro crece en 2012 en la Comunidad en 39.200 personas y logra otro récord

La Junta apunta que «pese al mal año», se mantiene muy por debajo de la media

Decenas de personas, muchas de ellas jóvenes, hacen cola en una oficina de empleo de la Comunidad
Decenas de personas, muchas de ellas jóvenes, hacen cola en una oficina de empleo de la Comunidad

El paro avanzó en Castilla y León durante 2012 hasta alcanzar los 240.800 afectados por el desempleo, es decir 39.200 personas más que al cierre del anterior ejercicio.

La sangría no se tapona. El paro avanzó en Castilla y León durante 2012 -como en el resto de España- hasta alcanzar los 240.800 afectados por el desempleo, es decir 39.200 personas más que al cierre del anterior ejercicio. Unas cifras que representan un avance del 19,4 por ciento, seis puntos más que el incremento registrado en el conjunto de las autonomías, si bien, la tasa de paro regional se fijaba, a 31 de diciembre, en el 20,76 por ciento, frente al 26,02 por ciento de todo el territorio español.

Un hecho este último que destacaba el consejero portavoz, José Antonio De Santiago-Juárez, tras el Consejo de Gobierno, al reconocer que el 2012 «fue un mal año, negativo para Castilla y León», si bien, remarcó que, pese a saberse eso, la Comunidad mantiene un diferencial de cinco puntos con respecto a la media y es la sexta comunidad autónoma con unos datos «menos malos».

Desde el PSOE, su portavoz en materia económica, Julio López, se mostró especialmente preocupado por el empleo entre los jóvenes y cargó contra la política de ajustes del Gobierno central, «de espaldas a la creación de empleo y reactivación económica», así como contra la Consejería de Economía y Empleo, por ser «la que más ha recortado el presupuesto; es incomprensible».

Muy pesimistas

Desde otra formación presente en las Cortes de Castilla y León, Izquierda Unida, su portavoz, José María González, era rotundo: «la meta de los 250.000 parados ya está al alcance de la mano» y reprochaba al Gobierno autonómico que «nuestra capacidad económica e industrial está por los suelos. Y esto ocurre mientras se pierde población, especialmente joven, con lo que el número de personas activas en nuestro mercado laboral también disminuye». La patronal castellano y leonesa y la Federación de Autónomos Feacyl denunciaba el «sistema financiero hermético» que actualmente «impide la captación de fondos suficientes para el mercado crediticio». Por ello, pedían inyectar liquidez a las empresas.

Otra asociación de trabajadores por cuenta propia, como es ATA, a través de su presidenta regional, Soraya Mayo, advertía que «crear tu propio negocio es una salida real, ya que en los próximos meses será más fácil que obtener empleo por cuenta ajena». Todo ello, pese a que en 2012, se registraba una pérdida de 1.800 autónomos en la Comunidad.

CC OO aprovechaba la publicación de estos datos para demandar a la Junta la retirada del expediente de regulación de empleo de extinción de contratos planteado a 114 orientadores laborales del Ecyl. De igual manera solicitaban un «cambio de rumbo drástico a nuestros gobernantes». El otro sindicato mayoritario en la Comunidad, UGT, insistía en que «las políticas de recorte y la reforma laboral están acelerando la destrucción del empleo, al tiempo que ahondan en la recesión».