El polígono industrial de Prado Marina, en Aranda, mantendrá conexión por tren

Silván, Del Olmo, Mardomingo y Solín se reúnen, en Valladolid, con los empresarios de Aranda de Duero
Silván, Del Olmo, Mardomingo y Solín se reúnen, en Valladolid, con los empresarios de Aranda de Duero

El Gobierno que preside Juan Vicente Herrera aprobará hoy, en su reunión semanal del Consejo, una ayuda de 3,5 millones de euros, para la construcción del ramal que unirá el polígono industrial de Prado Marina, si bien condiciona esta actuación a que el Ministerio de Fomento reabra la línea Burgos-Aranda. Precisamente el departamento que dirige Ana Pastor elabora un estudio de viabilidad económica y ya conoce el proyecto de la Junta, que tiene un plazo de ejecución de entre cuatro y cinco meses.

Así lo avanzaron los consejeros de Hacienda y Fomento, Pilar del Olmo y Antonio Silván, tras mantener una reunión con empresarios del polígono arandino, que aceptaron la oferta de la Junta.

El acuerdo incluye la realización de un proyecto por parte de la administración regional, con un coste aproximado de 100.000 euros. La infraestructura, según señalaron, en declaraciones recogidas por Ical, ayudará a mantener 400 empleos directos vinculados al sector de la siderurgia.

Silván y Del Olmo ya celebraron otro encuentro con empresarios arandinos por este asunto y barajaron la posibilidad de licitar en 2014 trabajos mediante la fórmula de colaboración público-privada.

Se trata de un ramal de 2,7 kilómetros que atraviesa el polígono, un parque empresarial con «fachada ferroviaria», por lo que la conexión a la red que gestiona el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) a la altura de Montecillo no presenta una gran complejidad. El consejero de Fomento y Medio Ambiente, explicó que en Madrid se conoce la disposición de la Junta a financiar el 100 por cien de la obra, un proyecto que, indicó, refuerza la viabilidad del eje Burgos-Aranda-Madrid, ya que garantizaría el tráfico de mercancías. Al respecto, la titular de Hacienda hizo hincapié en que la subvención depende de que el Ministerio autorice la reapertura en función de un estudio de viabilidad económica y técnica. También, señaló que esta apuesta por el nuevo ramal es un «paso decisivo» para que ADIF concluya que la línea es «viable económicamente».

En este sentido, el consejero de Fomento explicó que el siguiente paso será la aceptación de la subvención por parte del parque empresarial, quien deberá cumplir el proceso administrativo para licitar y adjudicar las obras. Además, su departamento aportará el proyecto técnico a los empresarios de Aranda de Duero, lo que les evitará el desembolso de los 100.000 euros que supondría.

Por su parte, los costes de gestión, explotación y mantenimiento correrán a cargo de los titulares del polígono.