El PP denuncia sobrecoste en un contrato de señalización de calles en Valladolid

El alcalde socialista, Óscar Puente, por su parte, ve indicios de corrupción en un funcionario municipal

El contrato de señalización de calles enfrentaba ayer al socialista Óscar Puente y al popular Martínez Bermejo
El contrato de señalización de calles enfrentaba ayer al socialista Óscar Puente y al popular Martínez Bermejo

Populares y socialistas se enfrentan por un contrato municipal en la señalización de calles. El PP en el Ayuntamiento de Valladolid denunciaba ayer irregularidades en este contrato que han supuesto un sobrecoste del 20 por ciento, y que han detectado ilegalidades después de que el actual equipo de Gobierno municipal socialista decidiera en un principio seguir con la licitación aprobada la legislatura pasada aunque finalmente fue retirada de la orden del día de la Junta de Gobierno.

Los populares explican que el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, sacó un contrato menor que resultó «insuficiente» para atender todos los trabajos, lo que obligó a tramitar un acuerdo de emergencia, sin concurrencia, para señalizar el resto de las vías. El PP considera que se trata de un «contrato nulo», donde no había emergencia y simplemente hubo un retraso «injustificable» en la actuación del Gobierno sobre la resolución de la contrata principal que ha causado perjuicios al Ayuntamiento. Además, señalan que la Intervención municipal elaboró dos informes que aseguran que el procedimiento de emergencia para pintar las calles fue «ilegal». El PP advierte que el Consistorio se enfrenta a posibles indemnizaciones por desistir del contrato general de señalización de las vías públicas.

El alcalde de Valladolid, el socialista Óscar Puente, , aprovechaba esta acusación que el PP hacía de este contrato para denunciar, por su parte, que ve indicios de un presunto caso de corrupción en un funcionario municipal que se habría beneficiado de prebendas de una empresa que, durante los últimos años, había resultado adjudicataria de la señalización horizontal y vertical de las calles de la ciudad. Puente citaba regalos como entradas para la Champions League en el estadio Santiago Bernabeu para ver el Real Madrid, localidades para los toros, jamones y el usufructo de un vehículo cedido por la referida empresa. «No vamos a tapar nada. Si algo nos llama la atención o tenemos sospechas o indicios de ilegalidad, lo vamos a denunciar», decía ayer el alcalde, quien avanzaba que el Ayuntamiento se personará como acusación particular en caso de que se abra un procedimiento judicial.

Puente explicaba que todo comenzó a finales de verano cuando varios informes técnicos municipales detectaron el elevado coste de pintar y señalizar calles ( en torno a los 800.000 euros) que casi todos los años se ejecutaban y que siempre se adjudicaban a la misma empresa con los informes favorables del mismo funcionario. El alcalde señalaba que el equipo de gobierno renunció a la nueva adjudicación y buscó la posibilidad de llevar a cabo esos trabajos por menor precio y se comprobó que el técnico había rechazado ofertas mucho más baratas que la de esos 800.000 euros. «No sabemos que relación puede tener el PP con este asunto, ya que se realizó bajo su mandato, pero como mínimo vamos a pensar que no se habían enterado», apuntaba Puente. No obstante, el primer edil de Valladolid explicaba que debido a la urgencia del momento y el riesgo de incidentes si las señales no se pintaban e instalaban, el Ayuntamiento decidió ejecutar una obra de urgencia mediante la adjudicación, a la empresa bajo sospecha, de trabajos por un montante de 32.000 euros.