Hay futuro para la fábrica vallisoletana de Lauki en el envasado de vino o cerveza

Así lo aseguran los sindicatos que afirman que hay inversores que pueden duplicar los actuales puestos de trabajo en la planta

Raúl Santa Eufemia y Vicente Andrés visitan la fábrica de Lauki para conocer la factoría y sus bienes en venta
Raúl Santa Eufemia y Vicente Andrés visitan la fábrica de Lauki para conocer la factoría y sus bienes en venta

Buenas noticias para los trabajadores de la fábrica de Lauki situada en Valladolid. Tras varios meses de lucha de los trabajadores, sindicatos y Cortes de Castilla y León por mantener la planta abierta y numerosas negativas por parte de la empresa propietaria, Lactalis, parece que al fin ésta autorizará la venta de la planta, de la que pretende deshacerse en octubre, a empresas no lácteas vinculadas a la producción de líquidos alimentarios como cervezas, vinos o zumos, o a pequeñas industrias lácteas que no supongan una competencia directa.

El secretario autonómico de Política Sindical, Industrial y de Empleo de UGT, Raúl Santa Eufemia, y el secretario regional de Acción Sindical de CCOO, Vicente Andrés, en representación de la Fundación Anclaje que está supervisando el proceso de cierre de la fábrica de Lauki en Valladolid, aseguraron que Lactalis, en el cuaderno de venta que ha planteado, reconoce que sus instalaciones están preparadas para «cualquier actividad relacionada con la cerveza o el vino», sectores ambos «muy pujantes en Castilla y León». «Éste es un lugar ideal para montar una agrupación de pequeños cerveceros o de bodegas de vino, aunque en las condiciones de venta que han planteado tampoco descartan la posibilidad de que algún sector de su propia competencia, en función del tamaño y el volumen de producción, pudiera también hacerse cargo de esta fábrica», señaló Andrés.

Proceso de venta

El proceso entra ahora «de lleno» en la fase de captación de compradores, después de que la Fundación Anclaje haya conocido las condiciones con las que la multinacional Lactalis quiere vender la factoría vallisoletana. «Las condiciones y vetos que han planteado son lo suficientemente flexibles como para encontrar un comprador. En los próximos tres meses creemos que esta fábrica se va a poder vender y vamos a poder continuar aquí con gran parte de la plantilla», subrayó.

Sin embargo, Santa Eufemia señaló que el 85 por ciento de la plantilla actual ya está eligiendo entre las opciones de trasladar su puesto laboral, dentro de las factorías de Lactalis, «a Granada, a Peñafiel o al norte de España», o barajando la opción de acogerse a las jubilaciones anticipadas que ofrece la empresa.

Por su parte, el representante de CCOO señaló que algunos inversores ya están trabajando en proyectos que plantean un volumen «de más del doble de los trabajadores actuales». «Ahora abordamos, con muchas expectativas, esta fase que es menos ruidosa pero más importante. Creemos que la fábrica de Lauki, haciendo leche, yogures o cerveza, va a tener continuidad si es posible otros 50 años», señaló.

Desde ambos sindicatos esperan que la situación esté resuelta para el 1 de octubre, la fecha límite marcada en el proceso.