La precariedad se extiende también a los trabajadores de la Administración

Uno de cada cuatro asalariados de estas instituciones públicas cuentan con un empleo temporal

Tomás Pérez, secretario regional de FeSP-UGT, en una manifestación en defensa de los derechos de los empleados públicos
Tomás Pérez, secretario regional de FeSP-UGT, en una manifestación en defensa de los derechos de los empleados públicos

Que la temporalidad de los contratos en el sector privado sea casi una seña de identidad del mercado laboral de España, en general, y de Castilla y León, en particular, no es una novedad, aunque se hayan reducido las cifras. Pero lo que sí empieza a ser novedoso por inusual es el aumento de los contratos temporales entre los trabajadores de las administraciones públicas en los últimos años.

De hecho, según datos de un informe elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), recogido por Ical, en estos momentos uno de cada cuatro asalariados de las administraciones públicas de Castilla y León es eventual. O lo que es lo mismo, el 25 por ciento. Un porcentaje que es ya tan solo cuatro décimas menos que la temporalidad del sector privado, que es del 25,4, y que se ha disparado el último año, con 187.000 asalariados públicos de los cuales 46.700 tuvieron un contrato temporal.

Per si se escarba un poco más en los datos que facilita el INE, esta precariedad laboral al alza entre trabajadores públicos se ceba principalmente con las mujeres, que padecen una temporalidad mucho mayor que la de los hombres. Así, el pasado año, los asalariados varones con contratos temporales alcanzaban el 17,4 por ciento, frente al 30,3 por ciento de las mujeres. En concreto, si el año pasado trabajaron una media de 77.900 hombres para las administraciones públicas en la Comunidad, 17.400 fueron temporales. Mientras que de las 109.300 mujeres, 30.300 eran eventuales.

Empalmando interinidades

Desde el sindicato UGT, Tomás Pérez secretario general de la FeSP-UGT de Castilla y León, explica que esta situación viene agudizada por la crisis y a la ausencia de oferta pública durante varios años derivada de esta recesión económica, en los que no ha habido reposición y se han ido empalmando y ampliando interinidades bajo la «dejación» de los responsables públicos para acabar con ello.

Asimismo, denuncia lo «elevado» de este nivel de precariedad que ya casi ha alcanzado a la del sector privado, «cuando lo público debe ser una ejemplo a seguir así como la base para tomar decisiones para atajar esas situaciones para todos los trabajadores», asegura.

En cuanto a la a la mayor precarización de las mujeres, el secretario regional de la FeSP-UGT afirma que responde a la feminización de numerosos puestos en la administración, desde las enfermeras a las profesoras o la atención gerontológica.

El dirigente sindical recuerda también que hace tan solo un año, la unión General de Trabajadores suscribió un acuerdo para impulsar las ofertas públicas de empleo «que todavía no encontramos con lo que vemos».

«Llevamos varios años reclamando que se aborde la situación y parece que sólo les gusta ofertar cuando hay elecciones», advierte Tomás Pérez, a la vez que aprovecha para denunciar algunas situaciones que se han producido en los últimos tiempos y que no invitan al optimismo. Como por ejemplo, la convocatoria de las oposiciones de Enfermería que se anunció pero no se celebró entres años y se perdió.

UGT urge al futuro Gobierno a constituirse

El secretario general de la FeSP-UGT en Castilla y León advierte de que a esta precariedad en los trabajadores de la Administración hay que sumar el parón en las convocatorias de empleo público, debido también al tema político y la cercanía de la campaña y las elecciones. Por ello, Tomás Péerz urge a PP y Ciudadanos a que constituyan cuanto antes el nuevo Gobierno de la Comunidad para hacer frente a estos problemas, y prestar servicios de calidad a los castellanos y leoneses.