Las escuelas de la Comunidad, unidas por la estabilidad del empleo en la enseñanza

Los colegios católicos, junto al resto de privados y concertados, suscriben el «Acuerdo de centros en crisis»

El consejero de Educación, Fernando Rey, en la firma del «Acuerdo de centros en crisis»
El consejero de Educación, Fernando Rey, en la firma del «Acuerdo de centros en crisis»

Los colegios católicos, junto al resto de privados y concertados, suscriben el «Acuerdo de centros en crisis»

Las Escuelas Católicas Castilla y León junto al resto de organizaciones de la enseñanza privada y concertada, suscribieron en el día de ayer el denominado «Acuerdo de centros en crisis» con la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León. Un acuerdo que tiene como objetivo primordial la estabilidad en el empleo de los trabajadores de la enseñanza.

La firma del convenio fue suscrita por las patronales Federación de Religiosos de Enseñanza-Centros Católicos (Escuelas Católicas Castilla y León), Educación y Gestión de Castilla y León, CECE y las organizaciones sindicales FSIE, Feuso y FETE-UGT .

A la firma acudieron el presidente de Escuelas Católicas Castilla y León (FERE-CECA), Máximo Blanco Morán, y Adolfo Lamata Muyo (en representación de Educación y Gestión -EyG-), así como otros representantes de las organizaciones patronales y sindicatos más representativas de la educación concertada. Fernando Rey, consejero de Educación, también estuvo presente en la firma de un acuerdo vital para garantizar el empleo.

Máximo Blanco resaltó la importancia de un acuerdo que «posibilita la defensa de las personas, los trabajadores. Es bueno mantener la paz social en momentos de crisis como este. También permite defender las estructuras de las organizaciones empresariales, fundamental en lo económico, estructural y organizativo».

El consejero también tuvo palabras de agradecimiento a todos los participantes en el acuerdo y resaltó la importancia de la educación concertada: «Hay que reconocer el enorme valor de los centros concertados y sus docentes. No son profesores de serie B por no haber superado una oposición, son magníficos profesionales que realizan una labor excelente», dijo. «Desde la Consejería de Educación queremos los mejores centros públicos, pero también los mejores concertados. No son excluyentes ya que la pluralidad es fantástica. Hay que reconocer y reivindicar el trabajo de la concertada en el sistema educativo de Castilla y León, no enfrentar lo privado y lo público ya que todos perseguimos los mismos objetivos», añadió.

Por su parte, el Secretario Autonómico de Escuelas Católicas Castilla y León, Antonio Guerra Pardo, valora así este nuevo acuerdo, que da continuidad al anterior: «El Acuerdo de centros en crisis lleva muchos años funcionando y para el sector es muy positivo ya que permite garantizar el mantenimiento del empleo en situaciones duras y drásticas, como en la pérdida de unidades. Con este acuerdo, los docentes afectados pasan a una bolsa de empleo y los centros se comprometen a contar con ellos de forma obligatoria».