Los Cubicularios proyectan Zamora en toda España y homenajean a Cesáreo Fernández

La presidenta de la Diputación Provincial zamorana, Mayte Martín, ensalza la «capacidad» del universal marinero para «llevar por todo el mundo los valores de las gentes de tierra adentro»

La presidenta de la Diputación, Mayte Martín; el contraalmirante Cristóbal Gonzázlez-Aller, y Francisco Javier García-Faria, inauguran la exposición
La presidenta de la Diputación, Mayte Martín; el contraalmirante Cristóbal Gonzázlez-Aller, y Francisco Javier García-Faria, inauguran la exposición

La presidenta de la Diputación Provincial zamorana, Mayte Martín, ensalza la «capacidad» del universal marinero para «llevar por todo el mundo los valores de las gentes de tierra adentro»

La Real, Muy Antigua e Ilustre Cofradía de Caballeros Cubicularios de San Ildefonso y San Atilano, que custodia los restos de los santos patronos de Zamora, volvió a proyectar a la capital zamorana en toda España con la celebración con su capítulo anual, y rindió homenaje, junto con la Armada Española, con una exposición al universal marino, capitán de navío e historiador Césareo Fernández Duro.

La inolvidable jornada arrancó con la inauguración de la muestra «Cesáreo Fernández Duro, eminente zamorano, marino e historiador», en la Iglesia de la Encarnación, en el Palacio de la Diputación zamorana. El acto estuvo protagonizado por el contraalmirante Cristóbal González-Aller; la presidenta de la institución provincial zamorana, Mayte Martín; y el mayordomo-presidente, Francisco Javier García-Faria del Corral, quienes destacaron la figura del denominado «Cervantes del mar». Además, Mayte Martín ensalzó la «capacidad» de Cesáreo Fernández Duro, «un hombre de convicciones que fue capaz de llevar por todo el mundo los valores de las gentes sencillas».

En la misma línea, Francisco Javier García-Faria del Corral resaltó que el ilustre marinero «representa el honor y el sentido del trabajo de las gentes de los pueblos zamoranos, personas de corazón bueno que pasan por la vida con sencillez y naturalidad».

La exposición muestra piezas de gran valor cedidas por los fondos del Museo Naval y del Cuartel. Entre ellas destacan tres piezas originales del propio Fernández Duro; como su sable, una moneda conmemorativa y un sextante contemporáneo.

También, se pueden observar maquetas de las carabelas Pinta, Niña y Santa María, de las fragatas «Baleares» (F-71) y «Santa María» (F-81), así como diferentes paneles en los que se describe la historia de la Armada Española. La muestra permanecerá abierta hasta el 29 de junio con un horario extensible de lunes a viernes de 19 a 21 horas; sábados de 12 a 14; y domingos y festivos, en horario matinal.

El solemne acto continúo por la tarde. Cientos de personas se agolparon a las puertas de la iglesia arcipestral de San Ildefonso para disfrutar del capítulo anual de la Real, Muy Antigua e Ilustre Cofradía, durante el que se admitió a cuatro nuevos caballeros y otras tantas damas.

Los Cubicularios, que cuentan en la actualidad con más de 120 miembros en activo y un número variable de caballeros y damas «repartidos por todo el mundo», según precisó su mayordomo-presidente, hizo su habitual procesión desde las Madres Merinas hasta la iglesia de San Ildefonso en la que, después de los correspondientes juramentos de las constituciones de la Hermandad, se impuso el hábito y la venera a José Antonio Hurtado, general de la Guardia Civil de Extremadura; Jorge Castellá, José María Martín, Francisco Pablo Díaz, María de la Peña, María del Carmen Fernández, María José Jiménez-Placer y Laura Rodríguez.

Los integrantes de la Cofradía participaron en la santa misa capitular según el rito mozárabe y concelebrada por varios sacerdotes, seguida por la acción de gracias y la veneración de las reliquias de San Atilano y San Ildefonso.