Los planes de incentivos para la compra beneficiarán a 9.000 vehículos este año

La mitad de la flota actual de Castilla y León puede acceder a estas ayudas

El delegado del Gobierno, Ramiro Ruiz Medrano, con los representantes del sector
El delegado del Gobierno, Ramiro Ruiz Medrano, con los representantes del sector

El Programa de Incentivos al Vehículo Eficiente (PIVE 2) y el Plan de Impulso al Medio Ambiente (PIMA Aire) beneficiarán en Castilla y León a unos 9.000 automóviles.

El Programa de Incentivos al Vehículo Eficiente (PIVE 2) y el Plan de Impulso al Medio Ambiente (PIMA Aire) beneficiarán en Castilla y León a unos 9.000 automóviles. Son los cálculos expuestos ayer por el delegado del Gobierno en la Comunidad, Ramiro Ruiz Medrano, quien se reunió en Valladolid con varios representantes de los fabricantes y de las asociaciones de la automoción.

En este marco, Ruiz Medrano destacó que la mitad de la flota actual, en torno a 650.000 vehículos con más de diez años en el caso de los turismos y de siete en comerciales ligeros, podrían optar a estas ayudas, que, con cargo al PIVE 2, supondrán, en número total, el doble que las que hasta ahora se han autorizado a costa del primer PIVE -3.581, a fecha de 11 de febrero-.

Así, recordó que la subvención directa es de 2.000 euros -mil que aporta el Gobierno y otros mil el concesionario-, que se amplía en mil euros si el vehículo lo adquiere una familia numerosa, siempre que aquél sea de cinco o más plazas y tenga diseño ecológico.

En cuanto a los posibles beneficiarios del PIMA Aire, detalló que más del 70 por ciento de los vehículos de reparto tienen al menos siete años. En este caso, las partidas serán de 2.000 euros por expediente en vehículos de menos de 2.500 kilos, y de 4.000 para los que superen ese peso. Con estas premisas, tres de cada cuatro compradores de vehículos lo hará, en 2013, contando con este acicate económico.

Ruiz Medrano insistió en que el objetivo de estos dos planes se centra en mantener el empleo -en Castilla y León hay en torno a 200 concesionarios, en los que han trabajado hasta 8.500 profesionales, además de las plantas ensambladoras-, rejuvenecer el parque automovilístico y frenar la contaminación. La estimación es que, sólo en Castilla y León, se obtenga, con cargo a ambos programas, una recaudación extra de 22 millones de euros, que supondrán un impacto económico de100 millones de euros por su efecto transversal en hasta doce ámbitos productivos o fiscales, explicó David Barrientos, director de comunicación de la Asociación Nacional de Frabricantes de Automóviles y Camones (Anfac).

«Éste es el mejor momento de la historia para adquirir un vehículo», consideró Barrientos, quien recordó que el precio medio de los vehículos ha caído un 5 por ciento en un año, con el doble de equipamiento de seguridad y medioambiental. Desde la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto), Ángel Concejo confió en que estos planes permitan estabilizar la plantilla del sector en torno a los 5.000 empleados, tras una pérdida de entre el 30 y el 35 por ciento de los puestos de trabajo. Carlos Fraile, de Renault, por su parte, recordó que todos los vehículos de la marca del rombo que se fabrican en Castilla y León -Megane, Modus, Capture y Clio III- se pueden beneficiar del Plan PIVE 2 y del PIMA Aire.