Una nueva Ley mejora notablemente la vida de miles de discapacitados

La normativa aprobada por la Cortes regionales facilitará la autonomía personal de estos castellanos y leoneses y de sus familias

La presidenta de las Cortes, María Josefa García-Cirac, agradece el regalo a un alumno del centro escolar «El Pino de Obregón» de la Fundación Personas
La presidenta de las Cortes, María Josefa García-Cirac, agradece el regalo a un alumno del centro escolar «El Pino de Obregón» de la Fundación Personas

VALLADOLId- Las Cortes de Castilla y León se vuelven a poner del lado de los ciudadanos que más lo necesitan, al aprobar por unanimidad, y con el aplauso generalizado de la Cámara, el proyecto de Ley de Igualdad de Oportunidades para las personas con discapacidad cuyo objetivo principal es «avanzar en la su autonomía personal» y en la «no discriminación» de este colectivo en una «sociedad inclusiva». La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Milagros Marcos, reconoció que es una finalidad «tremendamente ambiciosa» y que, por eso, «exige el compromiso de toda la sociedad (administraciones públicas, empresas, medios de comunicación)».

Asimismo, destacó que Castilla y León es la primera Comunidad Autónoma que cuenta con una norma «integral» y que «incluye los preceptos y principios de la Convención Internacional de las Personas con Discapacidad de la ONU», lo que además supone «un gran avance en el desarrollo del Estatuto de Autonomía» porque defiende el «respeto a la dignidad y la autonomía de las personas con discapacidad» y busca su «normalización a través de la igualdad de oportunidades y la no discriminación».

La responsable regional de la cartera de Familia indicó que así, se centra en garantizar que este colectivo puede ejercer sus derechos igual que el resto de ciudadanos en todos los ámbitos, con especial atención a las personas que viven en el medio rural y «teniendo en cuenta a sus familias y su entorno», para lo que «apuesta por la igualdad, el empleo, la discriminación positiva y la transversalidad», además de por ofrecer una «atención individualizada» a las personas con discapacidad y por dar participación a sus representantes.

Milagros Marcos incidió en que esa atención individualizada partirá de «una valoración ajustada de las necesidades de cada persona, teniendo en cuenta además a su familia y su entorno», y que se da una gran importancia a las figuras del gestor de casos y del asistente personal. Además, señaló que la ley incluye «medidas concretas» para lograr esa inclusión normalizada no sólo dentro de los Servicios Sociales, sino en ámbitos como la salud, la educación y la formación, la cultura, el transporte y muy especialmente en el empleo, donde fija que se va a desarrollar un programa integral para impulsar la empleabilidad de este colectivo.

En cuanto a la transversalidad, la consejera resaltó que la norma alude a una futura Ley de Accesibilidad y que además prevé desarrollar medidas para sensibilizar a la población sobre la situación de estas personas.

Esfuerzo inversos

Al respecto, declaró que todo ello será posible gracias a que determina «un régimen claro de financiación» para su desarrollo, con 155 millones al año «de impacto inicial» a cargo de los Presupuestos Generales de la Región, ya que Castilla y León cuenta con un buen «punto de partida» para desarrollar su Plan Estratégico por su «importante red de recursos» a disposición de las personas con discapacidad, con 15.000 plazas a 31 de diciembre de 2012, 3.000 más que en 2007, en 331 centros residenciales y 185 centros de día atendidos por más de 5.000 profesionales.

Por último, Milagros Marcos agradeció la aportación de todos los grupos del Parlamento autonómico a la mejora del texto, así como a los representantes de las asociaciones del sector de la discapacidad agrupadas en el Cermi. Además recordó que esta ley era «muy demandada» por el sector, y que la Junta, «comprometida con los ciudadanos y familias, y preocupada por quien más lo necesita», la ha hecho «proyectada por las personas con discapacidad y para ellas».

García Cirac conoce la «gran labor» de la Fundación Personas

La presidenta de las Cortes de Castilla y León, María Josefa García Cirac, conoció de primera mano la labor que lleva a cabo la Fundación Personas en sus centros educativos, asistenciales y laborales. En este sentido, destacó el «compromiso diario» de esta entidad en favor de la integración social y laboral, «por dar respuestas a los problemas de las personas con discapacidad, luchando siempre por hacer su vida más fácil y, por lo tanto, más feliz». García Cirac señaló que «los políticos no pueden limitarse sólo a la actividad parlamentaria, deben ser receptivos y cercanos a los colectivos y entidades que trabajan con la discapacidad, para construir una sociedad más justa y solidaria».

Más derechos para 172.800 inmigrantes

El Parlamento autonómico aprobó, con los votos del PP y del Grupo Mixto y con la abstención del PSOE, la Ley de Integración de los Inmigrantes en la sociedad de Castilla y León, que promoverá la integración social, económica, laboral y cultural de este colectivo, que está compuesto por un total de 172.800 inmigrantes. La nueva norma también garantizará el acceso a sus derechos y establecerá el cumplimiento de las obligaciones que deberá asumir como fundamento de convivencia. El consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, que defendió el proyecto en las Cortes, señaló que se cumple así un «compromiso de legislatura», y destacó que ha contado con un «proceso muy participativo», con más de 450 reuniones con asociaciones y ONGs.