Barcelona activa el plan por la ola de calor

El Ayuntamiento hará reparto de botellas de agua en la calle a los ciudadanos.

Una imagen de la playa de la Barceloneta
Una imagen de la playa de la Barceloneta

El Ayuntamiento hará reparto de botellas de agua en la calle a los ciudadanos.

El Ayuntamiento de Barcelona ha activado este viernes en su fase de alerta el Plan de Actuación para prevenir los efectos de la ola de calor sobre la salud de las personas, que implica, entre otras medidas, el reparto de botellas de agua en la calle a los ciudadanos.

La medida se ha tomado después de que los servicios meteorológicos han confirmado que en la ciudad de Barcelona se prevé que se alcancen temperatura muy elevadas, por encima de lo que es habitual en las horas centrales del día. La activación de la fase de alerta supone informar y hacer seguimiento de los colectivos vulnerables, como se suele hacer entre los meses de junio y septiembre de cada año.

Durante este período de verano se ofrece un servicio telefónico de información permanente -900 70 30 30-, y se hace difusión de los posibles efectos de la ola de calor, además de recomendaciones para prevenirlos.

En la vía pública, un grupo de profesionales coordinado por el Centro de Urgencias y Emergencias Sociales de Barcelona (CUESB) y del que forma parte la Cruz Roja saldrá a la calle en las franjas horarias de más calor para repartir agua a las personas que se encuentren en la vía pública y para informar de que usen los espacios climatizados durante las horas de más calor.

Estos profesionales también alertan a los servicios de emergencias médicas en el caso de detectar a alguna persona en situación de riesgo por efectos de la calor.

Las principales recomendaciones para hacer frente al aumento de las temperaturas son, en casa, controlar la temperatura del domicilio cerrando las persianas de las ventanas donde toca el sol; abrirlas por la noche para refrescar la casa, quedarse en las habitaciones más frescas; usar ventiladores o aire acondicionado y pasar como mínimo dos horas al día en lugares climatizados, como bibliotecas o cines.

En la calle, evitar el sol directo, llevar gorra o paraguas, usar ropa ligera y de colores claros, que no sea ajustada, descansar en lugares frescos en la calle o en espacios cerrados que estén climatizados, llevar agua, beber a menudo y mojarse.

Con relación a la dieta, el ayuntamiento recomienda beber agua y zumos, incluso sin tener sed; no tomar bebidas alcohólicas, y evitar las comidas muy calientes y las que aportan muchas calorías. En el caso de conocer personas mayores o enfermas que viven solas, visitarlas una vez al día y hacer que sigan los consejos citados, y si se toma medicación, revisar con el médico si puede influir en la termorregulación y si se ha de ajustar o cambiar.