Destrozan la casa de un hermano del supuesto autor del tiroteo mortal de Figueres

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Pese a los refuerzos policiales para intentar evitar altercados, sigue la lucha entre los clanes gitanos que protagonizaron el tiroteo mortal del viernes en el cementerio de Figueres, en pleno Día de los Difuntos. Una decena de personas, familiares del hombre francés fallecido en este suceso, destrozó ayer la casa de uno de los hermanos del supuesto homicida, con el objetivo de vengar su muerte.

Los Mossos d'Esquadra explicaron que los asaltantes llegaron en una furgoneta a la vivienda, en Santa Llogaia d'Alguema (Girona), a unos cinco kilómetros de Figueres. Consiguieron burlar los controles policiales –las patrullas destinadas a esta vigilancia se encontraban en otro lugar– y acceder a la casa, donde provocaron graves destrozos.

Cuando este grupo entró en la vivienda no había nadie en su interior. Echaron la puerta abajo y causaron todo tipo de destrozos, según señaló la Policía Autonómica que, de momento, mantendrá en los próximos días su dispositivo en la zona para evitar más venganzas y altercados. Fuentes policiales no especificaron exactamente el alcance y valía de los destrozos causados en la vivienda del hermano del arrestado.

El crimen ocurrió el pasado viernes 1 de noviembre, Día de Todos los Santos, cuando dos hombres de clanes gitanos se enzarzaron en una acalorada discusión en el interior del cementerio de Figueres.

Arma de fuego

Los responsables del clan echaron del cementerio a los dos hombres que estaban discutiendo, que siguieron su refriega a las puertas del recinto, donde uno de ellos sacó una pequeña arma de fuego con la que disparó a su oponente, provocándole la muerte.

Se da la circunstancia de que en el momento de la mortal pelea, dentro del cementerio se encontraba el conseller de Territorio y Sostenibilidad, Santi Vila, que además es ex alcalde de Figueres. Participó en un acto organizado por la Guardia Civil , en motivo de esta festividad.

El único detenido por el tiroteo permanecía aún ayer en la comisaría de la Policía Autonómica de Figueres, a la espera de pasar a disposición judicial, hecho que sucederá hoy. Está acusado por los Mossos de un delito de homicidio.

Investigación abierta

Los Mossos d'Esquadra mantienen abierta una investigación para aclarar las circunstancias de este suceso, que podría tener su origen en una disputa sentimental, según las mismas fuentes. No obstante, este extremo aún no ha sido confirmado por fuentes cercanas a la investigación. Además, las reyertas entre clanes gitanos son tradicionalmente habituales en el barrio de Sant Joan, en el que existe una gran colonia de residentes de esta etnia.

El supuesto autor del disparo pudo ser arrestado en la zona por una patrulla de la Policía Local. Pocas horas después del crimen, los Mossos detuvieron en unos controles policiales en las carreteras a un hombre y a una mujer, por su supuesta vinculación con el homicidio.

Los Mossos han establecido desde el viernes un amplio dispositivo policial en la zona, especialmente en este barrio, donde viven miembros del clan gitano del supuesto autor del crimen, para evitar que haya represalias. Respecto al destrozo de la casa del familiar de la víctima, ayer no se realizó ninguna detención.

Este suceso no es un hecho delictivo aislado relacionado con este barrio del municipio ampurdanés. En los últimos años se han efectuado diversas redadas policiales en Sant Joan, relacionadas sobre todo con el tráfico de drogas. Además, se han practicado numerosas detenciones, normalmente por robos e incluso también con alguna muerte por homicidio.