El comercio barcelonés cierra sus mejores rebajas veraniegas desde 2008

Las ventas subieron un 0,88 por ciento después de caídas superiores al 4 por ciento en las campañas anteriores, según un estudio

El comercio espera que el repunte de las ventas también tenga su reflejo en la campaña de Navidad
El comercio espera que el repunte de las ventas también tenga su reflejo en la campaña de Navidad

Las ventas subieron un 0,88 por ciento después de caídas superiores al 4 por ciento en las campañas anteriores, según un estudio

Aunque tímidos e inestables, las muestras de que la salida de esta larguísima crisis económica comienzan a dar señales de vida. Si la semana pasada el salón Barcelona Meeting Point anunciaba mejoras en el mercado inmobiliario, ayer fue el turno del comercio. Este sector registró este verano en Barcelona las mejores rebajas desde el año 2008 al experimentar un aumento de las ventas del 0,88 por ciento.

Pese a que pueda parecer poco, rompe una tendencia dramática para el sector que ha sido recibida con mucho optimismo. El sector cayó un 1,9 por ciento, en 2014 y otro 4,4 por ciento en 2013. Esto se ha traducido, según la Fundación Barcelona Comercio, en la mejor campaña de rebajas, con ese 0,88 por ciento, desde que comenzó la crisis. Los comerciantes ya se frotan las manos pensando en que esta tendencia tenga su reflejo en la campaña de Navidad.

El profesor de Esade y director del estudio, Josep Francesc Valls destacó que, pese a esta tendencia positiva, las ventas durante el tercer trimestre bajaron un 0,8 % y los tickets de caja cayeron un 1 por ciento. El presidente de la Fundació Barcelona Comerç, Vicenç Gasca, apuntó que el buen funcionamiento de las rebajas de verano muestran un «cambio de tendencia» y reafirman el convencimiento de los comerciantes de que se espera una buena campaña de invierno, especialmente la de Navidad.

El Indicador Comercio de Barcelona, que elabora sondeos trimestrales con una muestra de unos 500 comercios de los principales ejes de la ciudad, apunta que se percibe más afluencia de clientes y que la actitud de los compradores ha sido ligeramente más animada en este tercer trimestre. Valls destacó que los datos han sido peores que en el trimestre anterior, pero mejores respecto al tercer trimestre del 2014, ya que durante ese trimestre del año pasado, los tickets de caja cayeron un 3,2 por ciento y las ventas, un 3,5 por ciento.

Sobre el futuro, los comerciantes creen que esta tendencia a la mejora seguirá durante este trimestre y que los precios podrían «dispararse un poco» en el periodo navideño. De la muestra también se percibe que la mejor facturación en los comercios de Barcelona se da durante los fines de semana, principalmente el viernes por la tarde. Gasca destacó la importancia que tiene el turista para los comerciantes, aunque apuntó que con los actuales horarios comerciales, incluso los de apertura los festivos de verano en las zonas turísticas, ya es «suficiente» para atender sus necesidades, porque «el turista no espera al domingo para comprar». En este sentido, Gasca pidió nuevos iconos turísticos en la ciudad y que la revisión de la situación hotelera de Barcelona permita hacer nuevos hoteles en zonas donde no los hay para que el turismo se reparta más y llegue a otras zonas de la ciudad.