El comercio barcelonés pide abrir dos festivos más al año

La mitad de los comercios de barcelona mantuvieron o mejoraron su facturación durantel último timestre de 2013
La mitad de los comercios de barcelona mantuvieron o mejoraron su facturación durantel último timestre de 2013

Mientras Gobierno y Generalitat siguen a la greña con los horarios comerciales, los afectados van poco a poco posicionándose al respecto y mantienen una cierta equidistancia entre las dos partes. Entre la liberalización del sector que defiende el PP y el proteccionismo de la Generalitat, los comerciantes de Barcelona abogaron ayer por que se les permita abrir dos festivos extra que coincidan con grandes eventos como el Mobile World Congress o la llegada de cruceristas.

El presidente de la Fundación Barcelona Comercio, Vicenç Gasca, con motivo de la presentación de un estudio sobre el sector auspiciado por Esade explicó que de este modo se modo se complacería a los comerciantes que se dedican más al turismo, que en verano podrían además compensar la falta de barceloneses en la ciudad, sin perjudicar al pequeño comerciante para el que abrir más festivos supondría un desbarajuste contable. A su juicio, el encargado de consensuar con los agentes sociales estos festivos debería ser el Ayuntamiento para que, de este modo, pueda aplicarse según las necesidades de cada población. Gasca reveló que el 35 por ciento de los comercios barceloneses no abren ningún día festivo, así como que seis de cada diez no abrirían los festivos de julio y agosto en caso de que su comercio estuviera en un eje comercial.

Por otro lado, del estudio presentado se desprende que la mayor permisividad de la normativa estatal ha propiciado situaciones anómalas hasta la fecha en el comercio catalán. El litigio normativo entre administraciones se resume en que el Govern está ultimando una nueva ley para el sector que frene la normativa impulsada por el Ejecutivo meses atrás. A grandes rasgos, la administración catalana quiere que el máximo de horas semanales sean 72 frente a las 90 del Estado, un total de ocho festivos de apertura frente a los diez del Gobierno y que queden excluidos del horario comercial general los establecimientos de alimentación con una superficie de hasta 150 metros cuadrados. En la práctica, los comercios no saben a qué atenerse.

Facturacón

Con este panorama, según el estudio, la mitad de los comercios de Barcelona mantuvieron o mejoraron puntualmente su facturación durante el último trimestre de 2013, mientras que la otra mitad bajaron sus ingresos. Estos datos revelan una leve mejoría respecto a trimestres anteriores, si bien los resultados todavía siguen siendo negativos. Sin embargo, la mejoría está relacionada con las ventas de la campaña de Navidad, que contrasta con los datos del primer mes de 2014, pues el estudio revela que, contra todo pronóstico, en la primera semana de rebajas, la facturación descendió un 2,3 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior.

En este sentido, Gasca hizo especial hincapié en que la mayor laxitud en la normativa estatal, que permite hacer rebajas durante todo el año, «arrastra» a negocios locales «a hacer cosas que no querrían» para ser competitivos. El presidente de la Fundación Barcelona Comercio lamentó las discrepancias normativas entre la Generalitat y el Gobierno ya que esto provoca confusión y diferencias entre los comerciantes. Sin embargo, pese a apostar por abrir dos festivos más al año, Gasca se mostró partidario de que es «el marco normativo sea el que emana del Parlament».