El Gobierno exalta la Fiesta Nacional en Cataluña: «Nadie puede decidir por todos»

Llanos de Luna impugna la decisión del Ayuntamiento de Badalona de no declarar festivo el 12 de octubre y mantener abiertas las oficinas municipales

La delegada del Gobierno en funciones, Llanos de Luna, celebró el tradicional brindis del 12-O junto con altos cargos políticos, militares y policiales

«La conmemoración de la Fiesta Nacional un 12 de octubre tiene como finalidad recordar solemnes grandes momentos de nuestra historia colectiva», dijo ayer la delegada del Gobierno en Cataluña.

«La conmemoración de la Fiesta Nacional un 12 de octubre tiene como finalidad recordar solemnes grandes momentos de nuestra historia colectiva», dijo ayer la delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna, para abrir su discurso de conmemoración del Día de la Hispanidad. Una fiesta que se vive este año con especial polémica por el empeño de algunos ayuntamientos y partidos catalanes de eliminar los símbolos que representan esta parte del pasado histórico, veáse el de Barcelona con la propuesta de borrar del noménclator de la ciudad la Plaza de la Hispanidad, muy cercana a la Sagrada Familia. O el de Badalona, ahora capiteando por la CUP, que quiso decretar como no festivo el 12 de Octubre.

Su alcaldesa, Dolor Sabater, inició la afrenta al declarar que el Día de la Hispanidad «celebra un genocidio» y que por ello en Badalona no sería un día festivo y se abrirían las oficinas municipales. El Gobierno le recordó que nadie está por encima de la Ley , en este caso del Estatuto de los Trabajadores, y acabó impugnando la decisión de Sabaters con un recurso judicial.

En la conmemoración de la Fiesta Nacional, ayer en la sede de la delegación del Gobierno, también quedó patente la tensa relación entre la Generalitat y el Estado por el debate soberanista y las imputaciones de altos cargos políticos catalanes por la consulta del 9-N. Horas después de que el presidente Carles Puigdemont en su visita a Madrid instase al ejecutivo de Mariano Rajoy a negociar fecha y pregunta para un referéndum independentista, Llanos de Luna le dio la primera respuesta oficial. Sin referirise explicítamente a la hipotética consulta, la delegada se mostró tajante en su discurso: «Cada uno de nosotros tiene derecho a decidir sobre su futuro. Allí reside la grandeza de nuestra nación, una nación en la que nadie puede decidir por nosotros».

La delegada del Gobierno también aprovechó para hacer una defensa a ultranza de la Constitución y de la unidad de España. «A veces damos las cosas por supuesto y no nos detenemos a apreciar el valor de lo que tenemos, así que conviene recordar que la grandeza de nuestro pueblo reside en la unidad», subrayó tras recordar que es precisamente la unidad «lo que nos hace más fuertes para abordar los retos del mundo globalizado» y la que «hace posible la igualdad y solidaridad entre españoles».

Después de reivindicar los lazos humanos, históricos, culturales y lingüísticos con America Latina, Llanos de Luna remató su intervención apelando a la responsabilidad política para formar Gobierno y así «no echar por tierra tantos sacrificios realizados».

A la celebración acudieron, entre otros, el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, el secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, así como el líder del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández, quien pidió a la alcaldesa Ada Colau celebrar el 12 de octubre de la misma manera que la Diada.

Las virtudes nacionales

Societat Civil Catalana (SCC) lanzará el 12 de octubre una campaña que reivindica las virtudes que hacen de España un país atractivo. La asociación que defiende la unidad estatal aglutinará bajo el lema España suena bien una serie de vídeos en los que protagonistas procedentes de diferentes ramos destacan los rasgos más positivos y distintivos de nuestro país y argumentan cómo el proceso independentista los debilita.En el primero de los spots , tres ciudadanos extranjeros –un escritor Peruano, una comunicadora venezolana y un taxista italiano– que llevan años afincados en España señalan que la calidad del sistema sanitario, el potencial cultural o la tolerancia de nuestra sociedad fueron las razones que les llevaron a establecer aquí su lugar de residencia de forma definitiva. Por contra, subrayan el sinsentido de querer poner en peligro la convivencia por culpa de la «excluyente» deriva soberanista.

Por otro lado, el presidente de SCC, Rafael Arenas, se reunió ayer con el presidente del PP catalán, Xavier Garcia Albiol, dentro de la ronda de contactos que esta entidad está manteniendo con los partidos constitucionalistas para hacerles llegar su propuesta de pacto entre estas formaciones.

Albiol explicó que aprovechará su participación en el plenario de la asamblea del Consejo de Europa hacer llegar a su presidente, la petición de SCC de mantener una reunión para poder explicar la situación de Cataluña y el «déficit democrático» que vive por el proceso independentista.