El independentismo suma el 65% de los votos en Girona

JxCAT vence en Girona, donde Carles Puigdemont ganó la alcaldía en la pasada legislatura, pero pierde un concejal, la CUP triunfa, suma dos concejales esta contienda
JxCAT vence en Girona, donde Carles Puigdemont ganó la alcaldía en la pasada legislatura, pero pierde un concejal, la CUP triunfa, suma dos concejales esta contienda

Si el área metropolitana ha sido y es territorio socialista, Girona se ha transformado en bastión independentista. No sólo es el único ayuntamiento de capital de provincia donde la CUP crece, sino que lo hace con garbo, pasa de 4 a 6 concejales con la fórmula Guanyem Girona, que también integra a entidades sociales y vecinales, y que lidera Lluc Salellas, el hermano de Benet, ex diputado «cupaire» del Parlament de Catalunya y combativo abogado mediático del juicio del 1-O en defensa de Jordi Cuixart. La CUP es la única de las tres fuerzas soberanistas que crece en Girona. ERC se queda igual, repite los cuatro concejales que obtuvo en 2015. Y Junts per Catalunya, heredero de la CiU con la que Carles Puigdemont logró la alcaldía hace cuatro años, pierde un concejal. Vuelve a ser la fuerza más votada, pero pasa de 10 a 9 ediles y se queda lejos de la mayoría absoluta, que en Girona está en 14.

¡Cuánto ha llovido desde que Puigdemont tomó la vara de alcalde! ¡Quién imaginaba que cuando Puigdemont cedió el testigo a Marta Madrenas para hacerse cargo de la Presidencia de la Generalitat, después de que la CUP vetara a Artur Mas, acabaría huyendo a Bruselas en el maletero de un coche! Han pasado sólo cuatro años, pero parece el triple.

En Girona, no hay ningún pacto no escrito, como existe en Barcelona, que diga que la alcaldía corresponde a la lista más votada. Y pese a que Marta Madrenas es la candidata que cuenta con más concejales, 9 de los 27 a repartir, en las quinielas de los rumores aparece Salellas con la vara de alcalde. Lo que en Girona sí está claro es que los independentistas han ganado, suman el 65 % de los votos.

Los socialistas, aprovechan el tirón Pedro Sánchez y pasan de 4 a 6. Quedan lejos los años en los que gobernaron ininterrumpidamente con Joaquim Nadal y Anna Pagans. La Girona independentista ha castigado el discurso beligerante de las fuerzas de la derecha. El PP se queda sin representación y Ciudadanos retiene los dos que tenía.