El PP aconseja a Mas que aparque la «bronca» y dialogue con Rajoy

La Razón
La RazónLa Razón

El plantón de Artur Mas a Soraya Sáenz de Santamaría ha retratado a la perfección al presidente de la Generalitat, en opinión del PP catalán, que ayer continuaba sacando los colores al líder nacionalista por el desaire que protagonizó el jueves en el acto de entrega de las medallas de honor de Fomento del Trabajo, la principal patronal catalana. «Hizo el ridículo, dando prioridad a su egocentrismo y a su soberbia a estar con el empresariado catalán, que es donde tenía que estar», dijo Dolors Montserrat, diputada y vicepresidenta tercera del Congreso.

Mas optó por ausentarse en el último momento después de saber que Sáenz de Santamaría le iba a relegar en el protocolo como presidenta en funciones. Según el titular de la Generalitat, su gesto fue un acto de «dignidad», ya que sólo el Rey, el presidente del Gobierno, del Congreso o del Senado pueden tener un trato preferente cuando se celebra un acto en Cataluña. El desplante de Mas no ha hecho más que recrudecer las relaciones entre Gobierno y Generalitat, algo que irrita a los populares.

Diálogo sin caducidad

«Que coja el teléfono o el coche y vaya a Madrid a dialogar, donde Mariano Rajoy le está esperando», recomendó la diputada popular, que afeó a Mas «sólo quiera bronca y llevarnos a la independencia cueste lo que cueste, aunque se lleve por delante a Cataluña». El PP considera que existe la mejor de las predisposiciones para que Gobierno y Generalitat entablen conversaciones. «El diálogo del presidente Mariano Rajoy está escrito en una carta en la que dice "diálogo sin caducidad"y ahora la pelota está en el tejado de Artur Mas».

Pero el Govern únicamente está interesado en recibir el visto bueno del Gobierno para celebrar la consulta soberanista el próximo año. Así volvió a quedar clara después de que el conseller de la Presidencia y portavoz de la Generalitat, Francesc Homs, pidiera al Gobierno y a los dirigentes del PP serenidad, respeto a la democracia, «lo que el pueblo de Cataluña vota y quiere votar».

Tras inaugurar la Feria del queso de Sant Ermengol de La Seu d'Urgell (Lleida), el conseller de la Presidencia realizó este triple ruego al Gobierno español «con toda humildad, modestia y prudencia». «Es sencillo lo que planteamos y contrastable, deberán pasar de un estadio de expresar y presentar las cosas a su conveniencia a cumplir con aquello que dicen que se debe preservar, el principio de legalidad y de democracia», afirmó.

Tras las palabras amables, Homs pasó al ataque y acusó al Gobierno de «hablar mucho de leyes y no cumplirlas», una afirmación que quiso ejemplificar con el incumplimiento de la normativa en temas como el déficit, sentencias del Tribunal Constitucional o temas de protocolo.

Para el PP, este tipo de acusaciones no tienen sentido. Montserrat recordó en este sentido que el Gobierno español ha invertido en Cataluña más de 24.000 millones de euros en esta legislatura, rebatiendo así los más de 9.000 millones que el ejecutivo catalán asegura que el Estado ha dejado de invertir.